Salto, Sábado 29 de Abril de 2017

Diálogos

Politica | 05 Mar. -Qué tal, que tal, que tal… ¡Cómo dice que le anda yendo al hombre!
-Adiós, Don Sandro. ¿Cómo le va? ¿Qué tiene en los ojos?
-Esteeee…
-¿Ud. se pintó los ojos? Ja ja ja... ¿No me diga que de noche se hace llamar “Deborah”? Se me cae un ídolo.
-¡Pero cómo va a decir eso, hombre! ¡Que lo parió con “usté”!
-Pero tiene rastros de delineador en los ojos... ja ja ja ja ¿Qué quiere que piense? Lo primero que se me ocurre pensar es: “Este hombre salió del closet”.
-Que closet, ni que ocho cuarto… ¡No sea guarango! Estoy saliendo en una murga, y anoche estuvimos actuando en un tabladito que se armó en el barrio. Ustedes los fachos no saben lo que significa “pintarse la cara en febrero” y transformarse en “la voz del pueblo”.
-Haaaa… ¡Es murguero también! Y dígame: ¿Estuvo en el carnaval de Termas del Arapey?
-Sí, señor. Fui, pero no con la murga, fui con la Sandra y los gurises…
-¿Entonces debe estar enterado de que el intendente Lima sufrió una agresión?
-Ni idea de lo que me habla. Nadie le tiró cerveza, ni le dijo nada… a Odella ni lo vi por el corso Seguro que no fue…
-¿Quién es Odella?
-Esteeee… no sé… ¿Qué Odella?
-Mmm… Me pareció que había dicho Odella. Bueno: A mí me contaron que una persona que es un reconocido militante del frente Amplio, que hasta fue delegado de la lista 888 en las elecciones, lo increpó duramente por no haber cumplido con la promesa electoral de hacerlo ingresar a la intendencia, y como Lima no le contestaba el hombre le arrojó la cerveza que tenía en el vaso…
-Esteeee… Nuuuu… la verdad que ni idea. Pero si estaba chupando cerveza seguro estaba mamao.
-Tiene que ver más las redes sociales, ahí se cuentan muchas cosas, a veces ciertas y a veces bolazos, pero esto es posta me dijeron. Es raro que no haya escuchado nada, porque fue, a juzgar por los trascendidos, lo más interesante que ocurrió esa noche… Ja Ja.
-Yo estaba sentado del otro lado de la calle y no vi ningún borbollón, ni ningún milico, ni nada de eso…
-Algo parecido habría ocurrido en el desfile que hicieron en el barrio Williams… ¿Seguro que tampoco se enteró?
-Esteeeee…No, no…esteeee…
-Espero que Lima haya denunciado estos hechos. No se puede permitir este tipo de acciones violentas y menos contra el intendente. Nada justifica ese accionar, nada. Como tampoco el fin justifica los medios. ¿Vio cuando le digo mi temor cuando llegue la campaña electoral y los ánimos se empiecen a caldear? Me preocupa mucho el tema.
-Andá a saber… La gente está loca… Esteeee… ¡Menos mal que llovió el viernes e ingresó un poco de aire fresco! Habían apretado los calores.
-Hablando de ingresar: ¿Se enteró que dicen que ya han ingresado 330 nuevos funcionarios a la Intendencia?
-¡Con ese bolazo anda el facho del Pelado Grassi!
-Dr. Gustavo Grassi, edil de Vamos Salto.
-Sé, sé, séee… Como sea, el Pelado ese salió esta semana a joder con eso y dice que tiene pruebas “irrefutables” de que entró toda esa gente. ¡Es tremendo bolazo! ¡Que muestre las pruebas, quiero verlas! Yo leí unas declaraciones de Miguelito Moreira…
-Miguel Moreira, Director de Recursos humanos de la intendencia de Salto. Siga…
-…Sí, claro…ese mismo. (¡No me distraiga!)… y dijo que solo han entrado 109 funcionarios. Yo como soy del Frente le creo al Miguelito… Así que no me venga con los bolazos del pelado, conmigo no corren.
-O sea que Ud. le cree a Moreira solo porque es del Frente Amplio.
-¡Si señor! ¿Qué quiere; que le crea a los fachos de Vamos Salto que nos dejaron la intendencia en hilachas? Un frenteamplista no miente, ni manipula la verdad… Va de frente y da la cara.
-¡Haaaa, mi amigo! ¿Dónde quedaron aquellos tiempos donde ser frenteamplista significaba ser rebelde y cuestionador? Le confieso que jamás se me había ocurrido que la gran masa de frenteamplistas podía ser tan obsecuente. Siempre entendí a los frenteamplistas como personas pensantes, no atados a los discurso de los dirigentes. ¿Mire en lo que se han convertido? Una masa de gente obsecuente que no analiza, no cuestiona nada, que se remite a defender lo que sea, y a como dé lugar, siempre que venga del partido. Simplemente se remiten a buscar con lupa algo que deje bien parado a “los compañeros gobernantes”. El grado de obsecuencia comienza a ser…
-…dígalo, dígalo… desahóguese.
-Triste… Hasta con ternura se lo digo. Es muy triste ver a gente amiga y querida –como Usted- que siempre reivindicaron la lucha, la movilización popular, la pelea dialéctica, la discusión frontal, el cuestionamiento al poder de turno (“sea quien sea”, decían…) con tan alto grado de prostitución ideológica, y sumisión. Se fueron al carajo los principios y valores que pregonaban, por defender un proyecto político, que a juzgar por los hechos, carece totalmente de valores y principios. Eso sí: Con mucho slogan, clichés y propaganda.
-¡Que lo parió! ¡A Ud. le arde la cabeza de tan Facho! Ud. parece que fue del FA en algún momento y hoy está desilusionado con algunos y se la agarra contra todos los compañeros.
-¿Vio lo que le digo? Ya no discute si tengo razón o no. Ya no le importa confrontar su opinión con la mía. Ni siquiera le interesa exponer su punto de vista sobre esto que le estoy hablando, ni explicar por qué estoy equivocado, simplemente se dedica a descalificar a la persona que emite esa opinión adversa a sus afectos políticos. En eso se han convertido los frenteamplistas.
-¿En qué?
-En una máquina de descalificación, mi amigo. Donde la degradación, la descalificación y el insulto fácil son la única defensa del proyecto político. Los argumentos son cosas del pasado.
-¡Ud. es un exagerado! A veces los fachos como Ud. me rompen las pel…
-… Epaaaa. ¡Esa boquita! También el ninguneo es utilizado para defender “el Proyecto Progresista”, como ocurrió esta semana.
-¿Qué pasó esta semana?
-El jueves estuvo en Salto, la Senadora Mónica Xavier, ex Presidente…
-…Presidenta. Hable bien.
-Discúlpeme: Se dice Presidente, no, presidenta del frente Amplio, y connotada dirigente del Partido Socialista.
-Es cierto. Yo la escuché en la radio del Ramonangel, y leí las notas que le hicieron en El Pueblo y La Prensa. Se ve que anduvo recorriendo los medios.
-¡Exacto!
-¿Y cuál es el problema?
-No, problema, no hay ninguno. El asunto es que la senadora Mónica Xavier desde hace 15 años es columnista de Diario Cambio, donde todos los martes se publicaba y difundía su opinión, de forma totalmente gratuita, y desinteresada.
-¿Y…?
-Y parece que en la agenda de medios no tuvo lugar para visitar Diario Cambio, nada más...
-¡Y está bien!
-¡Cómo va a estar bien, que ni siquiera una visita de cortesía realice a la redacción del diario que semana a semana le abría las puertas para que se conociera su opinión!
-¡Pero Ud. lo está diciendo, mi amigo! Si todas las semanas los lectores del Cambio la leían, ya conocen su opinión. Tiene que ir a los medios donde le dan bola solo cuando viene a Salto.
-Mmmm… Puede ser. Pero es bien llamativo que haya ignorado tan fríamente a quien le abrió las puertas durante tantos años. Se me ocurre que hasta por una cuestión de educación debió darse una vueltita. Fíjese que el director del diario cuando se enteró del “ninguneo” tuvo que ir a comprar Plídex para poder dormir esa noche. ¡Eso no se hace con la salud de la gente!
-Andáaaaa… ¿En serio? Esto me suena a “pijeo”… je je je
-Sí, en serio. Ja ja ja... El problema es la cantidad de diarios que dejó de vender porque Mónica Xavier no le dio nota a Cambio… Los que armaron la agenda de la senadora son los tales vivos. Unos marotes bárbaros. Acaban de perder un espacio todos los martes.
-¡Unos crá! Después de todo que se jodan los del Diario Cambio, por discriminadores… Me enteré que no trabaja ninguna mujer ahí…
-¿Cómo?
-Sí, sí… son puros fachos… perdón quise decir puros machos. Y como nuestra sociedad está enferma de machismo y hay que cambiar eso, yo estoy muy atento a todos los que discriminan a las pobres mujeres. Y si el Diario Cambio es un “femidiscriminador”, tendrá mi repudio.
-¡Pero qué está diciendo! La información que tiene es falsa, porque en Cambio trabajan 9 mujeres y algunas ganan más que los hombres. Hay mujeres en TODAS las áreas de la empresa. Pero independientemente al disparate que acaba de decir, me hizo acordar que traje un texto que muestra un costado diferente. Y como está escrito por una mujer uruguaya me pareció importante poder mostrárselo y tomarlo como insumo para la discusión que plantean algunas organizaciones feministas.
-A ver…
-El texto está escrito por la Pastora Lorna Marchetti, una fisioterapeuta que vive en Montevideo y cuestiona duramente a las organizaciones que dicen hablar por ella. Acá está léalo y después me cuenta:
“En el marco del día internacional de la mujer.
Como mujer me molesta profundamente que el feminismo o las organizaciones feministas del momento hablen en mi nombre.
Sus consignas, sus reclamos y su discurso no me representan.
Porque a diferencia de ellas yo no creo que la violencia creciente sea patrimonio de los varones ni qué hay que atribuírsela al machismo reinante.
Creo tanto en la igualdad entre el hombre y la mujer que creo que una mujer puede ser tan controladora, dominante, manipuladora y violenta que un hombre.
No me representan las que pretenden victimizarme, porque me conozco y sé que puedo ser más miserable que un hombre.
No me representan las que dicen defender mis derechos. No creo que si hoy puedo votar, estudiar, trabajar, tener cargos públicos o políticos se lo deba a este tipo de feminismo con su discurso. Sí quizás a las pioneras luchadoras por los derechos de las mujeres de otra época pero eso ya es historia.
No comparto la idea de Simón de Beauvoir de que «no se nace mujer sino que llega una a serlo». Creo que nacemos mujeres, luego nos convertimos en damas o en alguna otra cosa que queramos por elección. Pero la naturaleza señores es soberana y pretender negarla, combatirla o cambiarla no se llama igualdad se llama igualitarismo.
No me representan las que piden «privilegios» en nombre de la no discriminación dándoles nombre de derecho para lograr así como grupo minoritario tener cierto tipo de beneficios. Soy de las que creen que tanto hombres como mujeres tenemos talentos y méritos y por ellos tenemos que destacarnos.
No me representan las que dicen que para emanciparme tengo que «decidir sobre mi propio cuerpo» o « tener soberanía « sobre él. Mi cuerpo es mío en tanto no tenga que proteger con él la vida de alguien más. No me siento más mujer y más libre por disponer de la vida de alguien y hacer primar mis derechos por sobre los de ese alguien. No estoy de acuerdo con Shulamith Firestone en que la maternidad es la principal causa esclavizadora de la mujer, y que el día de nuestra verdadera liberación será cuando ya no dependa de nosotras la procreación. Creo que la maternidad es un regalo, un privilegio, una responsabilidad y el lugar de acogida más cálido para traer al mundo a pequeños humanos indefensos.
No me representan las que quieren convencerme que el varón o macho es mi enemigo y que por causa de su patriarcado opresor no puedo alcanzar mi completa realización y felicidad.
¿Machismo? Que lo hay lo hay, pero no es el veneno del universo.
No creo que a las mujeres nos maten por ser mujeres, ni porque los hombres se crean nuestros dueños, hay causas de fondo mucho más complejas y quedarse con la premisa anterior lo único que hace es desenfocarnos de la realidad. Y la realidad es que vivimos en un mundo cada vez más violento, y la violencia empieza en casa con hombres que abandonan a sus hijos y se desentienden de ellos y mujeres que los abortan o los maltratan. Esa es la peor y más sutil violencia. Las verdaderas víctimas somos todos, hombres, mujeres y principalmente los niños.
No estoy de acuerdo con Kate Millet en que lo «privado es político», creo que lo privado es mi intimidad y no quiero que nadie se meta a regularla. Creo que dar por sentada esa idea es la que ha impulsado políticas para la destrucción familiar. Creo que la familia es el único freno natural para el totalitarismo. Por eso se la combate tanto.
Como dijo Chesterton, los que hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.
No me representan las que promueven la destrucción de todos los estereotipos construidos culturalmente el, según ellas, llamado heteropatriarcado, porque en el intento de destruirlo logran destruir ese concepto de familia que yo defiendo y al hacerlo atentan contra mis hijos.
No quiero, ni apruebo y rechazo rotundamente la educación con perspectiva de género que ellas promueven como indispensable para acabar con la violencia de género porque la mejor indicada para educar a mis hijos soy yo y ese derecho no se lo cedo a nadie, mucho menos al Estado para que desde ahí se nos imponga con calidad de obligatorio lo que yo creo que no es conveniente.
Me molesta el feminismo, me molesta cuando dice «nosotras», me molesta su forma, su violencia, su odio, su imposición y me molesta que embanderándose con nombre de mujer y sus derechos lo único que logre sea una mayor destrucción del bien común, de la infancia, de la familia y de la patria. Me molesta que sea justamente eso que me predica que no me deje usar por nadie lo que me termine usando.
Me molesta que me usen por el hecho de ser mujer como caballito de batalla para lograr fines políticos.
Por supuesto, no voy a asistir a la convocatoria del 8 de marzo, aunque por ello y por cuestionar la filosofía y proceder de aquellas congéneres que dicen estar abogando por mis derechos y m libertad se me trate de machista, misógina, retrógrada, intolerante y una larga lista de adjetivos. Tanto defienden mi libertad de expresión que consideran una grosería violenta que se las contradiga. Es que nos quieren tan iguales que es un crimen pensar diferente.”

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy