Salto, Martes 22 de Agosto de 2017

¿Volviendo al país cimarrón?

Columnistas | 18 Mar. Cr. Rodrigo Goñi
En este último par de años se ha sucedido una larga cadena de cierre de empresas, que no se detiene, tal y como decía el estribillo electoral del Frente Amplio.
El gobierno ya ni siquiera promete recuperar tales empresas, no dice una palabra de Indulacsa en Salto, ni de Coleme en Cerro Largo, ni de Fanapel en Juan Lacaze, aunque por lo menos a ésta última han llegado con el gobierno en pleno; a vender humo, pero por lo menos han ido. Y esto solo por mencionar lo ocurrido en marzo de este año.
El 1º de marzo el Presidente hizo una larga alocución por cadena de radio y televisión, y no existió casi mención a la producción primaria del país, ratificando la vieja tónica de los gobiernos centralistas, que tratan al agro casi con desprecio, ignorando que son el verdadero sostén de este país.
Uruguay ha vivido una época de lujuria ocasionada por la brutal subida de los productos primarios, que generaron divisas como nunca, y que como siempre, poco o mucho, fueron distribuidas a diestra y siniestra, sin reparar en que no debíamos gastar todo, porque cuando los precios bajaran, y vaya si bajaron, no tendríamos como pagar la cuenta.
¿Qué otra cosa significa el brutal déficit fiscal del gobierno?
¿Qué otra cosa significa que empresas como Fanapel, que trabajando con capital propio, con materia prima disponible en los árboles uruguayos y en las plantas de celulosas uruguayas, no pudiera seguir trabajando porque lo que producía era tan caro que nadie se lo compraba? Y debe decirse que esta empresa cerró, paga lo que debe, y está limpia; en esta no hay “clavo” de especie alguna, se trata de una empresa sana.
Lo que está ocurriendo, es que la economía real del país, la que produce bienes y servicios, que luego vende en el exterior y genera las tan necesarias divisas para pagar la deuda nacional, para pagar las importaciones, etc., esa economía, no resiste más.
En enero de 2014, hace tres años, escribíamos: “Cuando decíamos que el crecimiento uruguayo estaba inducido por la fenomenal bonanza de precios internacionales de nuestras materias primas, nos tiraban con toda la arrogancia diciendo que el “modelo” había cambiado y que se trataba de un país productivo y de primera; ahora, cuando se empieza a apagar el viento de cola que nos impulsaba, se dan cuenta que todo fue una fenomenal burbuja de precios, y que si estos bajan, pues simplemente ya no somos eficientes, no competimos y por lo tanto el crecimiento se agota. Bueno sería que explicaran donde está la inversión que nos permitirá producir más y mejor.”
Y bien, lo previsto está ocurriendo, el gobierno es mano y debe marcar el camino a seguir, porque el tiempo perdido solo contribuye a agravar la situación.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy