Salto, Miércoles 16 de Agosto de 2017

¡Los dejaron en la vía!

Columnistas | 19 Mar. Dr. Fulvio Gutiérrez.
Cuando en algunas columnas domingueras anteriores, escribimos sobre las tratativas que se están realizando entre el gobierno y UPM para la instalación de una nueva pastera en las cercanías de Paso de los Toros (lo que motivó un viaje del Presidente y parte del gobierno a Finlandia), señalamos que una de las condiciones que la empresa finlandesa exigía, era una paz laboral. Es decir; UMP invierte millones de dólares en Uruguay pero quiere que el personal trabaje en serio. Como se hace en Finlandia. Nada de esos absurdos paros, huelgas u ocupaciones de lugares de trabajo que el sindicalismo uruguayo practica casi como un juego ante cualquier circunstancia que entienda contraria a los intereses de los trabajadores. El paro o la huelga, que siempre había sido la última medida de fuerza, ahora es la primera. Dijimos también que si esa era una de las condiciones ineludibles para la instalación de la planta, teníamos serias dudas de su concreción. El gobierno uruguayo no se puede comprometer a eso, porque jurídicamente es lesivo de nuestra soberanía y porque si eventualmente lo hiciera, no tenía ninguna seguridad de que en la práctica, los sindicatos cumplieran semejante condición. Aunque formalmente lo aceptaran, lo que es improbable. Otras de las condiciones es que Uruguay se haga cargo de la reforma y adecuación de las vías férreas que están en muy mal estado, para que puedan soportar trenes de cierta extensión cargados de madera con destino a la zona portuaria.
Casi como un adelanto de lo que pueda venir, la conducta demostrada ante la empresa inversora por los sindicalistas días pasados, no pudo ser peor. El hoy minúsculo sindicato de AFE, la Unión Ferroviaria, en un acto de abierta irresponsabilidad y actuando con infantil arbitrariedad, dispuso un paro sorpresivo que impidió que una delegación de ingenieros de UPM, pudiera concretar una inspección ocular del estado de las vías férreas entre Montevideo y Paso de los Toros. Como se anunció que el paro era por cuatro horas, los técnicos de UPM esperaron pacientemente que se cumpliera ese paro, pero cuando el término transcurrió, el sindicado les informó que había resuelto extender el paro por más tiempo. Muy molestos por esa insólita y poco seria decisión, los hastiados técnicos de UPM se volvieron a  Finlandia sin haber podido cumplir con una parte esencial de los elementos que necesita la empresa para decidir si instala su segunda planta en Uruguay.
Cualquier persona con sentido común, se podrá imaginar que el informe de los técnicos agraviados a sus superiores, no será nada alentador, y que las dudas sobre la seguridad sindical que UMP tiene del movimiento obrero uruguayo, se habrán acrecentado. ¿Valdrá la pena venir a invertir en un país donde un puñado de sindicalistas pueden bloquear sin razón de tipo alguno, trabajos previos para conocer la realidad de un medio de transporte que para la empresa es de vital importancia para completar su ciclo productivo? Era solamente revisar las vías. Nada más. Si eso no fue posible por la medida sindical, que se puede esperar en la eventualidad de que la empresa se instale y haya que sacar la producción diaria por ferrocarril. Seguramente van a inventar cualquier motivo, por absurdo o nimio que sea, para “trancar” el traslado de la producción de UPM. Jerarcas de AFE informaron que la actitud del sindicato es la consecuencia de viejas diferencias que tienen con el Ente uruguayo en cuanto a la recuperación del sistema ferroviario. El sentido común –y nada más que eso- nos impone preguntarnos: ¿qué tiene que ver UPM en esas diferencias? ¿Acaso pretenden desde ya que UMP sea rehén de tales diferencias? Y el sentido común también nos lleva a responder que si había dudas sobre la concreción del mayor emprendimiento financiero del Uruguay –como lo calificó el Presidente Vázquez- hoy esas dudas aumentaron. El gobierno frentista no domina a los sindicatos, sino que los sindicatos lo dominan a él. Queda claro una vez más, que aquello del gobierno político-sindical es cierto, y que sin duda existe entre ambos un cogobierno en el cual una de las partes maneja la tan manida “máquina de impedir”. ¡En este caso, a los técnicos de UPM los dejaron en la vía!
Está claro que si las tratativas con UPM fracasan, ya sabemos a quienes culpar. Después Sr. Presidente, “a llorar al cuartito”.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy