Salto, Miércoles 18 de Octubre de 2017

SITUACIÓN DESAGRADABLE EN EL HOSPITAL DE SALTO

Cartas | 18 May. “Me tomo el atrevimiento de dirigirme a ustedes a efectos de poder hacer pública una situación desagradable que me tocó vivir en el Hospital Regional Salto, sector maternidad, donde se encuentra mi esposa la cual dio a luz el día 15 del corriente mes, siendo el día 16, a la hora de la visita estipulada por el nosocomio, concurro a sala, estando también otros familiares, míos y de las demás pacientes.
Llegando la hora 16:55 se apersona un guardia de seguridad de la Empresa Securitas, avisando que el horario de visitas estaba terminando, por lo que se retiran familiares que se encontraban en la sala, estando despidiéndome de mi hijo para retirarme con mi madre, mi señora me pide que la acompañe al sanitario, la misma se encuentra limitada en sus movimientos por la cesárea y otra cirugía practicada hacía menos de 24 horas.
En ese momento se apersona a la sala una mujer mayor de edad, de lentes, con el uniforme de la citada Empresa de Seguridad, la cuál se dirige en voz alta y de forma grosera a las personas que se encontraban en la sala, diciendo “terminó la visita, tienen que irse todos, ¿no entienden?, por favor”. Viendo ella el momento en que ingresaba al baño con mi señora e implementos, acto seguido me golpea la puerta del baño gritándome “dale apúrate muchacho, no te demores”, lo que me pareció un atrevimiento.
Una vez que salimos estaba la Señora parada en la puerta de la sala, por lo que intento explicarle el motivo por el cual no había salido, y por qué mi madre se encontraba sosteniendo el bebé, respondiendo en forma totalmente fuera de lugar “eso tenés que hacerlo antes de las 17”. A lo que respondo sin faltarle el respeto, que me es imposible controlar o manejar las necesidades fisiológicas de una persona operada recientemente, respondiéndome en forma altanera “a mí no me importa eso, vos tenés que salir y punto, y la señora tiene que salir ya” refiriéndose a mi madre.
Al salir intento nuevamente explicarle, siempre tratándola de forma correcta y sin tutearla, cosa que pueden corroborar los pacientes y acompañantes de las salas, de los motivos por los que demoré, y que no fue por “avivarme”, y quedarme 5 minutos más, porque fueron 5 a 10 minutos los que demoré en salir de la habitación, recibiendo como respuesta, siempre de forma altanera hacía mi persona, “ándate y deja de complicar, vos a las cinco tenes que irte y punto”.
Continúo por el pasillo y me detengo en la enfermería para hablar con la partera de mi señora, escuchando que me dice, siempre alzando la voz “seguís complicando, dejá nomás, yo llamó al 222 y te arreglo enseguida a vos”, pidiendo dicha presencia por handy, por lo que opté por no dirigirle más la palabra, una vez en el pasillo exterior, arreglando mi bolso, vuelve a correrme literalmente diciendo que tampoco podía estar ahí, “que no jodiera y me fuera para abajo”, siempre delante de otras personas, cosa que hice para evitar seguir escuchando su altanería y atrevimiento.
Dejo en claro que en ningún momento me dirigí en forma incorrecta hacia su persona, llamándola como “Señora” y “Usted”, recibiendo respuestas groseras, altaneras y prepotentes, es lamentable que se tenga que aguantar semejante atrevimiento a viva voz, delante de muchas personas, manifestando “no me importa” “problemas de ustedes” “ándate no complique” “llamo a la policía y te arreglo enseguida”, esgrimiendo a la policía como forma intimidante y represiva sin ningún motivo o provocación, demostrando total falta de respeto y profesionalismo, realmente lamentable, triste vivencia, sin mencionar que empaña la seriedad y deja una imagen espantosa de la Empresa que trabaja”.
J.J.M.M. C.I. 4054408-8

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy