Salto, Sábado 23 de Septiembre de 2017

Más gastos, más impuestos, más tarifas

Columnistas | 15 Jul. Por Rodrigo Goñi
Voy a insistir con el manido tema de la marcha de la economía, porque entiendo que si no se cambia a tiempo después es dramático, como lo sabemos desde siempre, y en especial desde la crisis del 2002, que insisto, el problema de los bancos acortó la mecha, pero ésta estaba encendida desde que se dejó de mantener una relación de costos que permitiera a los sectores exportadores mantener sus cuentas saneadas.
Hoy Uruguay vive de nuevo momentos parecidos, el gobierno se aferra a indicadores globales que le gustan, habla de recuperación, porque aumenta el PIB, sin valorar que lo que hace prosperar el PIB es básicamente el consumo, que presiona sobre la demanda de servicios públicos y que junto a la demanda por servicios turísticos de los vecinos, hace que el global se vea bien, pero cuando analizamos las cifras de los sectores, se ve claramente que la producción está estancada, que la industria también, porque son los sectores que tienen que salir a venderle al mundo, y con nuestros costos, no son competitivos.
Sobran ejemplos, quizá el sector arrocero sea uno muy bueno, en la medida que los productores uruguayos son los que tienen los mejores rendimientos por hectárea en el mundo, y sin embargo trabajan a pérdida; o el caso da Fanapel, que teniendo la materia prima que Uruguay exporta (árboles o celulosa), no pudo seguir vendiendo papel, porque a sus costos nadie le compraba. O sigamos con el sector lechero, donde los costos de la industria son tan altos, que hacen que el productor reciba poco dinero por su leche, quienes a su vez, no pueden pagar los costos que incurren para producir, y eso que tienen genética de punta en cuanto a rendimientos de sus vacas.
Y esto que estoy nombrando son los sectores creadores de riqueza, porque los otros en general, son meros redistribuidores de la misma; claro que si vienen extranjeros a hacer turismo se crea riqueza, u otros sectores de servicios como los informáticos cuando exportan también lo hacen, u otras industrias no tradicionales, pero lo básico en Uruguay, es la generación de riqueza de los sectores agro exportadores, y estos son los que reciben los exacerbados costos del resto de la economía.
Y entre los costos que están fuera de madre, están los costos del Estado, costos que son crecientes año tras año, que obligan a que quienes sostienen el Estado con sus impuestos, deban aportar cada vez más, y lo peor, es que ni aún así alcanza, lo cual se resume en el escandaloso crecimiento de la deuda externa, a razón de 2.000 millones de dólares por año.
Y obsérvese los impuestos que se han creado o aumentado en estos dos últimos años, precisamente por quienes se comprometieron a no hacerlo: aumento del IRPF, del IASS, del IRAE, de la tasa consular, del impuesto a primaria, del IMESI a los cigarrillos, del Fondo de Solidaridad, de la tasa de envíos por correo, de las tarifas públicas, de la contribución rural; y lo propuesto en esta rendición de cuentas: impuestos a Netflix y Spotify, a los juegos de azar, a las rifas, reducción a exoneraciones de las donaciones a las universidades.
Los países no progresan a base de impuestos.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy