Salto, Domingo 19 de Noviembre de 2017

La propiedad de una banca legislativa

Columnistas | 16 Jul. Dr. Fulvio Gutiérrez.
La determinación de quien es el “dueño” de una banca en el Parlamento o en las Juntas Departamentales, es una viejísima discusión nunca debidamente aclarada. Se han dado infinidad de casos en los cuales un Senador, Representante Nacional o Edil que fue electo por un Partido Político, en el transcurso del período para el cual fue electo, abandona el partido por el cual se lo eligió y pasa a integrar otro partico político, pero mantiene su banca legislativa. Hasta ahora, la discusión resurgía en el momento en que se producía alguno de estos “pases”, y luego de un tiempo, se daba por sentado que la banca era “propiedad” del legislador y el tema moría en el olvido.
Pero ahora, el Frente Amplio, que silenciosamente apoyó esta posición, o por lo menos no la cuestionó cuando se sintió perjudicado (el que calle otorga), ha sufrido un duro revés cuando el Representante Nacional Gonzalo Mujica se retiró del partido, se transformó en “independiente” (denominación mentirosa que se utiliza en estos casos) y comenzó a no votar algunas iniciativas presentadas por el gobierno, lo que agravó las consecuencias del tan mentado “pase”.
La importancia de los asuntos que Gonzalo Mujica no votó con el Frente Amplio y que éste perdió por no tener mayoría, ha tenido una gran repercusión; y si a eso se suma que el proyecto de ley de Rendición de Cuentas y Modificación Presupuestal en estudio del Parlamento puede tener el mismo destino, la situación del gobierno realmente está comprometida.
El planteamiento del tema fue presentado por el oficialismo en el Senado, y una comisión se abocó a analizar a fondo el problema, pero ya con la intención de decidir definitivamente que si un parlamentario abandona su colectividad política, deberá devolver su banca. Posición ésta que tiene el apoyo del Partido Nacional y del Partido Colorado y la oposición del Partido Independiente.
El primer problema que se planteó, es jurídico: ¿Se debe reformar la Constitución o basta una ley que resuelva el problema en discusión? Para empezar, no hay artículo alguno de la Constitución que se pronuncie sobre este tema. Si se puede deducir que el “propietario” de una banca es el propio legislador, porque la Constitución siempre hace referencia a la elección de los titulares de los órganos legislativos nacionales o departamentales, indicando sus requisitos y término de cada mandato. No obstante, también señala la Constitución y sus leyes electorales reglamentarias, que la única forma de que una persona sea titular de un cargo electo, es a través de un partido político. El ciudadano vota en primer lugar al partido político o lema, en segundo lugar al sublema y en tercer lugar al candidato que aparece en las listas de los sublemas. Eso es así y no admite discusión. Por tanto, a nuestro juicio, no hay necesidad de pensar en una reforma constitucional para aclarar de quién es la “propiedad” de una banca legislativa.
Aclarado esto, queda entonces por definir cuál es el procedimiento legal correcto para resolver este problema. A nuestro juicio hay dos caminos:
A) Aprobar una ley interpretativa de la Constitución, en base a lo previsto en el art. 85 Nral. 20, aclarando definitivamente quién es el “propietario” de una banca legislativa. A nuestro juicio, éste sería el mecanismo más seguro.
B) Aprobar una ley ordinaria común, con el mismo sentido. Pero acá surge otro problema: ¿Cuál es el “quórum” que se necesita: dos tercios o mayoría simple? La respuesta a esta pregunta, depende de si esa ley es una “ley electoral” (requiere mayoría de 2/3 del total de componentes de cada Cámara de acuerdo al art. 77 Nral. 7º de la Constitución), o no es una “ley electoral” y por tanto alcanza con la mayoría simple. La respuesta no es sencilla, porque se considera “ley electoral” a la que tiene por objeto cualquier modificación de las “garantías del sufragio y elección”, así como la “composición, funciones y procedimientos de la Corte Electoral y corporaciones electorales”. La terminología no es lo suficientemente precisa, y obviamente se presta a interpretaciones. ¿La propiedad de una “banca” encaja dentro de algunos de estos temas? ¿La titularidad de una banca: Es una garantía del sufragio o de la elección? ¿Está dentro de la composición, funciones y procedimientos de la Corte Electoral y corporaciones electorales?
Pensemos una semana y lo vemos el próximo domingo.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy