Salto, Lunes 21 de Agosto de 2017

13/08/17

Cartas | 13 Ago. Diario CAMBIO
Sr. Director Julio Aguirrezábal
Envío en adjunto una carta que ya entregué en el CAM pero que además, me gustaría fuera divulgada, en tanto plantea una problemática que no sólo es personal, sino que a muchos les afecta de la misma manera. Son las cuestiones que es necesario que nos comprometamos todos a cambiar y la única manera de hacerlo es que se conozca públicamente. 
Desde ya, descuento que diario Cambio lo tomará y agradezco mucho por ello. Respetuosamente
* * * * *
Salto, 13 de julio de 2017
Sr. Coordinador General de la Dirección Técnica Médica de la Sociedad Médico-Quirúrgica de Salto
Dr. Bernabé Bentancur
Presente.
De mi consideración:
Quien suscribe, María Cristina Gaudín Peirano, se dirige a Ud., para plantear una serie de cuestiones, relativas a la atención que el CAM ofreció a mi hija Silvina Machado Gaudín –ya fallecida-.
Primeramente, mi agradecimiento a algunos de los doctores, enfermeros, fisioterapeutas, técnicos varios, que atendieron a Silvina con dedicación, profesionalidad y cariño durante su larga patología, de 40 años de lucha ininterrumpida. Al mismo tiempo, lamentar que este párrafo tenga que iniciarlo, diciendo “a algunos” y que no pueda decir “a todos”.
He esperado siempre con mucha ansiedad y también necesidad, un cambio profundo en nuestro sistema de salud, pero increíblemente, hay tantas, tantísimas situaciones que no pueden seguir sucediendo y que esta carta espera plantear con claridad, para que los tiempos de los enfermos y los tiempos de gestión de la atención se encuentren en consonancia.
Enumeraré algunas de esas situaciones, que han quedado registradas diariamente por los cuidadores y por mí, en innumerables cuadernos de informes (“Novedades”) que se llevaba en casa –y que lo ofrezco para corroboración de las afirmaciones que siguen-:
-En el 2014, a Silvina se le diagnosticó a través de una resonancia magnética, un meningioma sobre el nervio óptico izquierdo. Ese examen se le realizó luego de que durante 3 meses, hubo que insistirles a las 2 doctoras que la visitaban por “atención domiciliaria” (AD) que se lo hicieran, porque para quienes vivíamos con Silvina, era evidente que tenía un problema, pues tenía fuertes y frecuentes dolores de cabeza y una inflamación creciente en el ojo izquierdo que no cedía. Fue el Dr. Eduardo Preve, que como amigo de la flia. vino informalmente a visitarla e identificó sólo con su aspecto, la peligrosidad de lo que le estaba sucediendo. A partir de ahí, recién, se tomaron las decisiones que permitirían alcanzar la realización de la R.M., su diagnóstico y atención por el Dr. Saúl Wajskopf (neurocirujano).
-En abril del 2016, con la nueva directiva, se planteó el caso de Silvina como uno de los “problemas” a resolver y muy poco después, se retira la atención domiciliaria que recibía y se plantea la realización de un Ateneo para decidir cuál será la atención alternativa que se le brindará. Ese Ateneo se realiza finalmente en agosto, por lo que durante 4 meses no se tomaron alternativas para su atención, aunque llamé constantemente, insistiendo en esas resoluciones.
- Cuando finalmente se me cita para la devolución del Ateneo, se me informa que Silvina recibirá la visita de 2 médicos de cabecera cada 15 días, quienes serían los únicos habilitados a solicitar la visita de especialistas y mantendrían una visita mensual de un psicólogo –lo que ya recibía anteriormente-. En ese momento, también se me sugiere coordinar una atención psicológica para que yo pudiera ser “atendida y sostenida” –lo que, desde hacía mucho tiempo, ya venía haciendo en ASSE-.
-El Dr. Etchudi recomendó (uno de los médicos asignados), a la vista de la medicación que se indicaba en la “cartilla” para Silvina, que se hiciera una evaluación técnico-farmacológica para valorar la interacción negativa que podía estar sucediendo entre los diversos medicamentos que tomaba, lo que nunca fue realizado. Silvina presentaba alternativamente, diversas manifestaciones que podían deberse a esas interacciones.
-Posteriormente al informe detallado que recibí del Dr. Preve, respecto de la R.M. realizada, consulté con el Dr. Wajskopf las perspectivas que podía aún tener el tratamiento de Silvina. Si bien la intervención realizada por ese Dr. había sido exitosa en su momento, el tumor había seguido creciendo, por lo que otras zonas podían estar comprometiéndose y sus condiciones de vida estaban deteriorándose rápidamente. Gracias a este Dr., Silvina empezó a recibir la atención de “Cuidados Paliativos”, lo que incluyó además de nuevos medicamentos, visitas diarias primeramente y algo más espaciadas luego, en vista de la mejoría que esta nueva atención generó.
- En “Cuidados Paliativos” (C.P.) también, se incluía la atención más frecuente de una psicóloga, pero que ello sólo fue una propuesta discursiva, dado que en la realidad, esa técnica tiene que atender al mismo tiempo a todos los pacientes en C.P., por lo que a Silvina sólo visitó en 3 oportunidades sin aviso previo del horario de su llegada, por lo que en 2 de ellas llegó en momentos en que Silvina no podía recibirla y sólo en una de ellas, pudo conversar unos 30 minutos.
- Este sistema incluía la atención de los Drs. Bachini o Cambrilla. El sábado 11, Silvina empezó a tener fiebre y a sentirse desanimada, por lo que llamé a C.P. y vino la Dra. Cambrilla –aunque dijo que no le correspondía pasar en un sábado-. Le diagnosticó un cuadro viral generado por su propia flema y los cambios climáticos, indicándole Causalón y Bacticel cada 12 hs. vía oral. Aun así, el domingo había empeorado y para nuestra sorpresa la atención de C.P. no se realiza los domingos, lo que implica llamar a médicos de guardia que desconocerían la situación de Silvina.
-El domingo 12 llamamos en la mañana y en la tarde. Concurren 2 excelentes médicos (Betiana Vieira y Sebastián Vieira), preocupados por resolver la situación que les desborda, en tanto, no son sus médicos tratantes y cuando se comunican telefónicamente con la Dra. Cambrilla, porque consideran que se debería internarla y además, hacerle una radiografía para valorar su estado congestivo, esa Dra. se lo impide SIN asistir a valorar la situación de la paciente, que ya no comía y no podía respirar. Visto esto, el Dr. Vieira indica suero y oxígeno terapia, así como administrar por vía intravenosa el antibiótico. En la madrugada, la Enfermería Externa no contestó nunca, por lo que hubo que esperar a la mañana para hacer el cambio del suero que se había acabado.
- Llamé varias veces en el domingo a la Dra. Cambrilla y sólo recibí palabras condescendientes, asumiendo que mi preocupación era desmedida y fuera de lugar. Sin embargo, cuando finalmente la visita el lunes por la mañana, se encuentra con un cuadro que le exige tomar medidas aún más drásticas que las que el Dr. Vieira había tomado el día anterior. Su displicencia había tenido ya, consecuencias irreversibles.
-Durante el lunes sólo fue desmejorando, pasó muy mal en la madrugada del martes y temprano ese día, falleció.
Este relato, justifica la solicitud que estoy haciendo al CAM: exijo recibir un informe profesional de la atención que se le daba a Silvina, por lo que es imprescindible que se haga un estudio farmacológico de la medicación que se administraba, pues la falta de coordinación entre la variedad de médicos que la fueron atendiendo y la diversidad en sus indicaciones, hace que desde mi perspectiva, su atención fuera caótica.
Durante los 40 años en que estuve luchando por asegurar la mejor calidad de vida para Silvina, me encontré con muy buenos profesionales, sensibles y preocupados por el otro, respetuosos de la situación por la que se encuentra quien necesita imperiosamente de su atención; también, con equipos técnicos, como los fisioterapeutas o enfermeros, que se destacaron siempre por su dedicación, delicadeza y buen humor. Sin embargo, no puedo decir que la mayoría de los médicos actuara así: demoras, escollos burocráticos, insensibilidad, displicencia, frivolidad, negligencias, errores, contradicciones... En fin, la lista sería muy larga y seguramente, estaría ofendiendo a los que toman su profesión con la seriedad que le cabe.
El sistema mutual, debe garantizar a todos los usuarios una atención de calidad y debe controlar que los profesionales actuantes, se correspondan con ese objetivo. Los usuarios, no somos pacientes en ese sentido. Y la responsabilidad la tienen los equipos directivos del sistema.
María Cristina Gaudín Peirano
C.I. 3.637.562-1

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy