Martes 10 de diciembre, 2019
  • 8 am

OFF THE RECORD

En una entrevista que se le realizó en el programa de televisión Consentidas, Washington «Canario» Luna fue interrogado respecto a cómo reaccionaría si su hija fuera castigada por el marido. Respondió que, primero, averiguaría, porque de pronto ella provocó la agresión.
El movimiento feminista, que tiene varias ramas, embistió contra el cantor, que meses después fallecería, en gran parte a causa de sus adicciones al tabaco y al alcohol.
El «Canario» Luna, acusado de apañar a los hombres que cometen violencia contra las mujeres, trató de aclarar, con el resultado frustrante de todas las aclaraciones.
El columnista del diario El País, Ricardo Reilly Salaverry —hijo de la célebre gastrónoma Gori Salaverry y ex ministro de Trabajo y Seguridad Social— tuvo un desliz que puede enredarlo una situación de enojo femenino.
Son apenas tres palabras, ¡pero qué palabras!
Se reproduce un fragmento del texto, a modo de contexto.
«Hay relatos religiosos que me llaman la atención. Uno es la Resurrección de Cristo y su aparición a los apóstoles. En la oportunidad, entre los apóstoles reunidos, Santo Tomás, paradigma universal del escepticismo, vacilaba. Pidió entonces a Cristo que exhibiese las llagas de su martirio e introdujo un dedo en una de ellas, para convencerse de que su presencia era verdadera. Personalmente hubiese hecho lo mismo. Desconfío de la renguera del perro, el llanto de la mujer y las promesas de los políticos».
Los perros y los políticos no se darán por aludidos. ¿Y las mujeres?