Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

Agua y saneamiento

Siempre que llega el 22 de marzo existe una abundante información sobre el agua y su importancia. Sin embargo, cuesta entender que en pleno siglo XXI haya seres humanos que no cuenten con el vital elemento. El lector puede llegar a pensar en otros países, pero, nos referimos a Salto. En algunos puntos de la ciudad se pueden observar a personas que acarrean en recipientes agua desde canillas de la vía pública o paseos públicos. Si eso ocurre en un país como Uruguay, en el cual el agua es suficiente, que se puede esperar de otros lugares del planeta con marcadas deficiencias en este aspecto. Vinculado a esta problemática, está el tema del saneamiento. Otra situación a resolver en determinados barrios de Salto y, en un plano más amplio, en el país. Pero, como se constatará en la lectura que brindamos a continuación, ambos temas son problemas mundiales.
Casi el 39% de la población mundial, o sea más de 2600 millones de personas, carece de servicios de saneamiento mejorados. En el informe también se señala que aún queda mucho por hacer para acercarse a la meta de los ODM relacionada con el saneamiento. Si se mantiene la tónica actual, la comunidad internacional no logrará alcanzar ese objetivo antes de 2015, ya que casi mil millones de personas quedarán excluidas de esas mejoras.
El organismo internacional de salud dice que "la buena noticia es que la defecación al aire libre – la práctica de saneamiento que entraña mayores riesgos en absoluto – está disminuyendo en todo el mundo: ha bajado del 25% en 1990 al 17% en 2008, lo que significa que en ese periodo 168 millones de personas dejaron de recurrir a esa práctica. Sin embargo, se trata de un hábito aún muy extendido en el Asia meridional, donde se calcula que el 44% de la población defeca al aire libre".
En el informe del Programa Conjunto de Monitoreo se presenta la situación y las tendencias actuales en 209 países o territorios, así como los avances en el logro de la meta de los ODM relativa al agua potable y el saneamiento, junto con una evaluación de lo que esas tendencias ponen de manifiesto.
"Todos nosotros reconocemos la importancia vital del agua y el saneamiento para la salud y el bienestar humanos, al igual que su papel como motor del desarrollo. Ahora la cuestión estriba en cómo acelerar los avances hacia el logro de las metas enunciadas en los ODM y, sobre todo, en cómo dar un paso más para hacer realidad finalmente la visión del acceso universal", ha afirmado la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.
"No sólo tenemos que concentrarnos en alcanzar las metas de los ODM relacionadas con el agua y el saneamiento, sino que también hay que hacerlo con equidad, garantizando que los grupos más vulnerables y a los que es más difícil llegar compartan los éxitos logrados en otros lugares", ha declarado la Dra. Tessa Wardlaw, Oficial Jefe de Estadística y Seguimiento del UNICEF.
"Dado que sólo quedan cinco años para llegar a 2015, hay que dar un gran impulso a los esfuerzos y a las inversiones en la esfera del saneamiento con el fin de que, cuando llevemos a cabo nuestra evaluación final del ODM, hayamos conseguido un impacto efectivo", ha manifestado Robert Bos, Coordinador Agua, Saneamiento, Higiene y Salud de la OMS.
Se calcula que el agua no potable y los hábitos de saneamiento e higiene insalubres se cobran cada año la vida de 1,5 millones de niños menores de cinco años. La falta de acceso a agua, saneamiento e higiene incide negativamente en la salud, la seguridad, los medios de subsistencia y la calidad de vida de los niños y sus efectos se ceban sobre todo en las mujeres y las niñas, ya que es mucho más probable que sean ellas, y no los hombres o niños, quienes tengan que cargar con el peso de ir en busca de agua potable.
"Dado que casi 884 millones de personas viven sin tener acceso al agua potable y aproximadamente el triple carece de servicios de saneamiento básicos, debemos intervenir inmediatamente, en cuanto comunidad mundial, para garantizar agua y saneamiento para todos", ha afirmado la Sra. Clarissa Brocklehurst, Jefa de la Sección de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) de UNICEF.
Según la Organización Mundial de la Salud, el 87% de la población mundial, es decir unos 5900 millones de personas, dispone de fuentes de abastecimiento de agua potable, lo que significa que el mundo está en vías de alcanzar, e incluso de superar, la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relativa al agua potable.
Más allá de estas positiva0s expectativas, no 0parece ser una tarea fácil lograr la meta que se planteo los OMD.