Sábado 14 de diciembre, 2019
  • 8 am

Semana Santa

Padre Martín Ponce de León
Por

Padre Martín Ponce de León

635 opiniones

Padre Martín Ponce de León.
Me preguntaste por qué la llamábamos
así.
Obviamente, mi primera tentación
fue hablarte de los acontecimientos
cristianos que durante
esta semana revivimos.
Estoy seguro no me habrías
entendido mucho, puesto que
tus conocimientos cristianos son
muy pocos, por no decir nulos.
Me hubieras acribillado a preguntas
como siempre que surge
algún tema cristiano o religioso.
Y… ¿sabes?…. no quería llenarte
de palabras que no tuviesen
sentido para vos.
Busqué en mi mente una respuesta
que pudiese resultarte
convincente.
No, no creas que me da temor
hablar con vos de Cristo.
Bien sabes que muchas, muchísimas
veces, lo hemos hecho.
Creo puedo tener la conciencia
tranquila de que nunca busqué
convencerte sino que siempre te
he compartido mi experiencia de
cristiano.
Te he compartido el espíritu de
mis búsquedas y mis preguntas
sin respuestas.
¿Por qué "Semana Santa"?
En primer lugar es una invitación
a mirar un espacio de tiempo
desde una mirada distinta a la
de siempre.
Generalmente, miramos los
espacios de tiempo por lo que
tenemos para hacer.
Esta es una invitación para
mirar, en esa semana, lo que
debemos ser.
Ya no es mirar actividades sino
lo esencial.
Lo esencial en cuanto realización
personal.
Por lo general, no tenemos
mucho tiempo para realizar tal
cosa sino que vivimos muy ocupados
en mirar muchas cosas y
nos olvidamos de prestarle debida
atención a lo esencial que es
lo que se nos invita a mirar.
Es un tiempo donde miramos
nuestros sueños de realización
y reafirmamos la convicción de
que debemos redoblar esfuerzos
para intentar acercarnos a
ellos.
Santa en cuanto colmada de lo
más pleno y de lo más elevado.
Pero, esa santidad en un tiempo, en nuestro tiempo.
La santidad se construye en
nuestra historia y desde las cosas
de nuestra vida.
La santidad no es una realidad
que nos aparta de la historia
sino que nos compromete más y
más con ella.
Por ello es que, nosotros los
cristianos, miramos con particular
atención lo vivido por Jesús.
Tenía un sueño que era comenzar
a implantar el reinado de
Dios entre los hombres.
Un reinado que no se construiría
desde los pensamientos o
buenos propósitos de los hombres
sino desde la historia de los
hombres transformada.
Jesús se habrá de realizar como
persona entregándose completamente
por la redención de los
hombres.
No se guardará nada y mostrará
que se puede beber el amor
hasta las últimas consecuencias.
Dios conserva en la vida a
aquel que es tan radicalmente
coherente con su misión y por
ello lo devuelve a la vida.
Pero no son cosas que ya han
pasado.
Debemos aprender a leer esos
trozos de historia desde nuestra
historia.
No voy a intentar hablarte de
Jesús pero… debo mirarlo para
poder descubrir lo que se me
está enseñando en esta semana
santa.
Nuestra realización personal se
construye con nuestra tarea
constante.
¿Te recuerdas lo que dice
Coelho? (Supongo que sí porque
me has dicho que te agradan
sus libros) "La felicidad no
es una bendición sino una conquista".
Para poder realizar su sueño
se juega sin especular con las
consecuencias de su entrega.
Vive su entrega desde el amor
y, por eso, no desde las quejas
ante su destino.
Toda su cruz es un gran canto
al amor.
Por ese mismo amor a vos es
que resucita.
Para que sepas que es posible
puesto que está en vos ayudándote
a hacer realidad tus deseos
de cambiar el mundo.
Si quisieras podría intentar contestarte
lo que es semana santa
desde una visión mucho más de
cura y ello sería mucho más
fácil para mí.
Pero, aunque vos digas que no
crees en nada, lo de Jesús en
semana santa también te corresponde
a vos.