Viernes 26 de febrero, 2021
  • 8 am

Roxana Ferrand, Celsa Rezende y Sara Curbelo serán reconocidas en la XI Fiesta de la Mujer

Tres mujeres más se suman a la Mtra. Amalia Esteva y a la Dra. Celia Migdal para ser homenajeadas en la XI Fiesta de la Mujer: Roxana Ferrand de Guglielmone, Celsa Rezende de Ferreira y Sara Curbelo. Ambas elegidas por decenas de lectores, que completaron cientos de cupones con sus nombres, en el espacio que les dio Cambio para este fin. Tres perfiles diferentes, con algo en común: el Amor que estás mujeres han sabido dar. Tres historias de vida, que con mucha satisfacción, CAMBIO rendirá homenaje el sábado 17 de Abril en Haras de Salto.
Roxana Ferrand de Guillermoni
Con 49 años, es madre de 4 hijos: Soledad, de 28, Franco de 27, Paula de 21 y Santiago de 18, y abuela de un nieto de 13 años, Gastón. Sus hijos varones, aún sin un diagnóstico, padecen una discapacidad congénita, que entre otras consecuencias, no pueden caminar, y deben trasladarlos, ella y su esposo Héctor (Chechín), en pesadas sillas de rueda. Quienes los conocen dicen que nunca se quejan, incluso siempre se los ve positivos, siendo ambos un ejemplo de optimismo. Muchos de estos motivos, impulsaron a los lectores de Cambio a votarla, diciendo de Roxana que es "una madre con mayúscula, un ejemplo de vida y amor, siempre agradecida, demostrando su alegría en todo momento, sin rendirse nunca".
Celsa Aida Rezende de Ferreira
Maestra, profesora, relacionista pública, agente pastoral, actualmente jubilada. Nació en Tacuarembó, pero, es "salteña de corazón". En el año 2003 se enfermó de cáncer y "nunca bajó los brazos". Desde entonces, colabora brindando apoyo a otras personas con la misma enfermedad, en Salto, Bella Unión y Young. "Una persona solidaria, sencilla, muy humana, dueña de un gran corazón", dicen quienes la votaron.
Sara Virginia Curbelo Porto
Fue maestra y directora. Es miembro activo de la Sociedad Española de Socorros Mutuos y una vecina muy querida del barrio Saladero, colaboradora incondicional de la Comisión Fomento de la Escuela 11 y de la Comisión Vecinal del barrio. "La Biblioteca barrial se mantiene gracias a su atención, riega las plantas de la plaza Bartolomé Hildalgo y los canteros de la Capilla Niño Jesús de Praga, además de trabajar por el club Saladero incansablemente, siempre con gran cariño y dedicación a su comunidad", explican quienes la apoyaron.