Miércoles 6 de julio, 2022
  • 8 am

Noticias fogoneras

¿SOJA-DEPENDIENTES?
Se nos dirá que los asuntos derivados de la soja no revisten significación en el norte, porque aquí predomina la ganadería sobre la agricultura, que reviste una incidencia marginal. Es verdad, pero eso no debe hacer que olvidemos que, a escala nacional, la producción sojera, concentrada en el litoral, es el rubro agrícola predominante. Y cada vez lo es más, ya que los "consorcios de siembra", básicamente argentinos, vienen avanzando en las tierras todavía no cultivadas. Un senador del gobierno-lo es pese a las frecuentes discrepancias-dijo recientemente que "Uruguay ya no es solamente "brasil-dependiente"; ahora también es "soja-dependiente"
Fuera de toda duda, la soja será de alta gravitación en la economía de los países productores y receptores de la oleaginosa.
LA DOMINACION DE CHINA
En este esquema, la participación de la República Popular China es esencial y determinante, desde que es el primer demandante de soja y sus derivados.
En los últimos tiempos los chinos han ido acrecentando las importaciones de porotos de soja, principalmente de los Estados Unidos y en segundo lugar, de Brasil. Las exportaciones de soja de Estados Unidos en el período enero/mayo de 2010 llegaron a un total de 13.6 millones de toneladas, de un total de 19,6 millones importadas por los chinos en ese período; casi el 70% de las compras de soja de China provenientes de ese país.
En estos momentos China es el primer procesador de soja del mundo y a la vez el primer importador del poroto de soja. Quiere decir que toda su industria está basada en la producción que el gobierno chino impone para su industria
domestica y eso lo logra con el diferencial de aranceles de importación al poroto, aceites y harinas.
En definitiva, la soja vino para quedarse y expandirse.
BRASILEÑOS COMPRAN LANARES
Al Uruguay no le sobran ovejas y, por el contrario, son cada vez menos las que ocupan sus campos. Ya informamos que desde el año pasado al actual la diferencia en menos es del 7%.
Brasil, que tan bien sabe poner escollos al ingreso a los productos uruguayos, se está llevando lanares en pie, comprados en remates ganaderos de la zona fronteriza.
En un reciente remate realizado en el local de la Asociación Rural de Tacuarembó, un agente exportador compró la tercera parte del total de la oferta (3.000 ejemplares), con destino a un abastecedor de la ciudad de Don Pedrito, a 100 kilómetros de la frontera uruguaya. Pagaron buen precio por los lanares (90 dólares). A los brasileños, con precios no los van a correr.
STOCK NO PELIGRA
A la misma pregunta, idéntica respuesta.
La pregunta: ¿la mayoritaria cantidad de vientres faenados está comprometiendo el futuro del rodeo nacional?
La respuesta: "no existe riesgo alguno; es una situación coyuntural".
La industria está preocupada, porque cree que muchos vientres que llegan a las playas de faena están preñados.
Para el vicepresidente del INAC, Fernando Pérez Abella, "no es una liquidación de vientres, porque lo que se está matando son vacas adultas; al productor no le sirve tenerlas en el campo dos años más para volver a preñarlas y sacarles un ternero. Más vale venderlas a frigorífico y darle lugar en el campo a vientres más jóvenes.
"SEÑALES DE MERCADO"
Para el delegado en la Asociación Rural en el INAC, Guzmán Tallechea, que muchas vacas terminen en el frigorífico "responde a un tema climático y a señales del mercado".
"Fue un año en el que se preparó muchas vacas para faena porque en el verano y la primavera, con la abundancia de forraje, esa categoría fue más fácil de engordar en campo natural. Por otro lado, el mercado no está premiando al vientre como tal. Si los vientres valieran más, seguramente la faena de vacas no hubiera sido tal alta", subrayó el ex presidente de la Asociación Rural.
Las expresiones de Tellechea actualizan una propuesta que, modestamente, planteó Noticias Fogoneras, respecto a que el Banco de la República, como en el pasado, abriera una línea de créditos a los productores para que no vendieran "la máquina de producción" al precio de la necesidad.