Miércoles 6 de julio, 2022
  • 8 am

INAC: Fratti quiere instalar oficina en China sin pensar en gasto inmediato

La posibilidad de instalar una oficina comercial en China, sin pensar en el gasto inmediato y evaluando los beneficios, propone que sea evaluada por el sector privado y el gobierno, estimó el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), doctor Luis Alfredo Fratti.
El titular del INAC, que se encuentra en China encabezando la delegación de Uruguay en la feria de la Alimentación de Shanghai, en la que además del pabellón habitual se instaló un restaurante con platos sobre la base de carnes uruguayas, sostuvo que este restaurante es un éxito desde el punto de vista promocional.
"El 90% de los comensales son chinos, lo que quiere decir que esa suposición de que los chinos no comen carne no es así, en realidad no come el que no puede pagarla", dijo. El plato con la base de carne vacuna en el restaurante de Uruguay cuesta en el entorno de los US$ 30 ($ 630 aproximadamente).
"Hay un churrasco de 300 gramos, similar al de un entrecot en Uruguay, que en principio se pensó que no iba a tener mayor aceptación y hoy es el segundo plato más vendido", precisó el titular de INAC.
EXPORTACION
En cuanto a las posibilidades de aumentar la colocación de carne vacuna uruguaya en ese mercado, Fratti consideró que es difícil conquistar al consumidor chino por razones culturales, y además es difícil la concreción de negocios.
"Uruguay envió tres delegaciones a China y se tuvo que enfrentar a cambios sobre la marcha, propios de un sistema que recién se está empezando a abrir al mundo", admitió a El País.
Agregó que, "sin hacer gran cosa", hoy China está superando en importación de productos cárnicos uruguayos a Israel que durante 20 ó 30 años siempre fue un cliente muy importante para Uruguay.
Si bien China hoy importa cortes de menor valor y menudencias, compradores chinos confirmaron a la delegación de Uruguay que, contrariamente a lo que se puede pensar, no es Brasil la competencia de Uruguay sino Australia.
"Estos operadores manifestaron el interés de ingresar a la cadena Carrefour y para ello Uruguay debe competir con Australia, no con Brasil, y en esa puja los compradores orientales ven con muchas posibilidades a la carne uruguaya para competir tanto en precio como en calidad", dijo el titular de INAC.
Ante este escenario prometedor, Fratti fue contundente al afirmar que "Uruguay tiene que tener una oficina comercial en China". A su juicio, se hace necesaria la iniciativa de explorar esa posibilidad, tanto a partir de una iniciativa privada como en conjunto con el gobierno.
Una muestra de esto es la fuerza con la que algunos competidores de Uruguay se han presentado en esta feria. "Nosotros estamos entretenidos con los mercados que tenemos y estamos soslayando a China que, nos guste o no, es el mercado que se viene tanto en volumen como en precio", dijo Fratti.
CALIDAD
Destacó que las ventajas que tiene Uruguay en la calidad de su carne y la seriedad en el seguimiento de su calidad, hace que se tenga la sensación de que las posibilidades del principal producto de exportación no tengan techo. Recordó que hoy Uruguay tiene una muy buena ecuación con la venta de delanteros a Rusia y traseros a la Unión Europea, con la posibilidad de aumentar a partir del ganado de feed lot, con Canadá abriendo el Nafta para carne ovina al que se sumará próximamente México y con Corea a la vista.
"En Uruguay tenemos que pensar más en la presencia del país en este tipo de ferias", estimó el titular de INAC. "Esto es como si en Uruguay alguien que tiene una cabaña no lleve el animal a la Expo Prado porque es caro. Quizás pierda con ese animal que llevó al Prado, pero gane con los 20 ó 30 que vendió de la cabaña. No hay que pensar en ganar en estas ferias, sino tener una presencia que luego permite abrir un abanico comercial.
Esto en Uruguay todavía no lo tenemos demasiado digerido y estamos mirando si vale la pena o no y pensamos en lo que vamos a gastar, cuando el resto de los países juegan muy fuerte", enfatizó. Como ejemplo, dijo si se piensa en España, que con graves dificultades económicas y un desempleo del 20%, está con un estand de los más importantes de la feria con un gasto superior a los 45 millones de euros. "Este es un mensaje tanto para el sector privado como para el gobierno".