Domingo 5 de diciembre, 2021
  • 8 am

Inusual pesca de dorados en el puerto motivó advertencia de ambientalista

En estos días se está generando un fenómeno que muy pocas veces se ha visto y que se relaciona con la pesca de dorados y la aglomeración de sábalos en la zona del puerto de Salto.
La inusual presencia de estas especies llamó la atención de quienes gustan por practicar la pesca y que en pocos minutos lograron llevarse una importante cantidad de piezas.
Si bien se trata de una especie muy requerida, el tamaño de los peces indica que lo mejor es volver a arrojarlos al agua para que se desarrollen en su hábitat natural.
Durante el fin de semana era importante la cantidad de curiosos que se hicieron presentes en el muelle portuario, para observar un fenómeno que no es común observar.
Devolverlos al río
El ambientalista Juan Carlos Palacios señaló a CAMBIO que personalmente fue alertado por un grupo de vecinos de la zona portuaria, que veían como pescadores estaban atrapando dorados en gran cantidad. Según la explicación que le dieron los propios pescadores, los cardúmenes de dorados son los que "encierran" a los sábalos y los atrapan en la zona portuaria que, al no tener oxígeno suficiente para sobrevivir, se mueren.
Indicó que son miles y miles de peces que aparecieron en la zona y que motivó la presencia de pescadores en el lugar.
El sábalo es un pez que se alimenta en el lecho del río, por tanto es difícil que sea atrapado por el anzuelo. Pero, el dorado es capturado con anzuelo y en el lugar se pudo observar que su captura era muy exitosa en pocos minutos.
El ambientalista recomienda que al ser peces pequeños lo mejor es que se los devuelva al río, para que puedan continuar su ciclo vital y así desarrollarse normalmente.
De igual manera, recomendó que se pueda observar este fenómeno natural que llama la atención de quienes inusualmente paseaban por el muelle.
Veda vigente
Cabe recordar que de acuerdo a lo dispuesto por la Dirección de Recursos Acuáticos (DINARA) y la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), está vigente el período de veda comercial y deportiva, como medida de protección al dorado.
En lo que refiere a la pesca con fines comerciales la DINARA ha resuelto que la veda se efectúe en el período comprendido entre el 1º de setiembre al 28 de febrero del año siguiente.
En cuanto a la pesca deportiva el decreto indica que está prohibida desde el 15 de octubre al 15 de enero del año próximo.
La pesca con devolución es la actividad pesquera que está permitida, por razones de su condición, pero en lo que refiere a la pesca comercial o para consumo la DINARA establece estos criterios para conservar y proteger justamente el desarrollo del dorado.