Sábado 4 de diciembre, 2021
  • 8 am

Inician campaña de tapitas descartables para ayudar a pequeño de dos años

Luciano Planel tiene dos años y es víctima de una lesión cerebral causada por un accidente, que le ocurrió en el fondo de su casa mientras jugaba. Hoy no puede caminar, hablar y comer.
Su única esperanza está en el tratamiento en una cámara hiperbárica que puede regenerar sus tejidos y las células madres del cerebro en un 70%, según el diagnóstico de los médicos.
El problema que atraviesa la familia es el costo del tratamiento (700 pesos la sesión), que deben realizarle todos los días durante al menos un año, para lograr avances positivos.
En base a esto, y a la negativa del Fondo Nacional de Recursos (FNR) en solventar el tratamiento indicado su familia, decidió comenzar una campaña solidaria para sustentar el tratamiento que ayude a Luciano a recuperar sus áreas que fueron lesionadas en el accidente domiciliario.
Gran dolor
Los padres del niño, Fabián Planel y Virginia Puerto, residen en la ciudad de Paysandú y en la jornada de ayer se trasladaron a Salto para encontrar apoyo a una campaña que en la vecina ciudad ya ha tomado la colaboración de toda la población.
Manifestaron a CAMBIO que Luciano era un niño completamente normal, jugaba, corría, hacía travesuras. Pero, un día, en el invierno anterior, cayó en una zanja existente en el fondo de la casa y sufrió golpes y un semi-ahogamiento. La falta de oxígeno le afectó seriamente áreas del cerebro.
El accidente le implicó la pérdida de su capacidad para caminar, moverse, hablar, comer y pérdida de la visión en gran parte.
La situación de Luciano provocó en sus padres un gran dolor y un "cambio" muy importante para sus vidas, ya que debieron adquirir una silla de ruedas y estar a su lado en forma permanente.
Hace poco surgió una esperanza que alentó el corazón de sus progenitores, a través de un tratamiento en el Hospital Militar en Montevideo en una cámara Hiperbárica, Luciano puede recuperar su estado anterior en un 70%.
Esta cámara logra regenerar las células que han sido dañadas por falta de oxígeno y lograr recuperar las células madres, lo que permitiría al niño poder recuperar sus movimientos en un porcentaje importante.
El costo de la cámara es de 700 pesos la sesión y según los médicos deberán al menos someterlo a este tratamiento en principio durante un año, lo que hace a un costo total de 200 mil pesos.
Como no cuentan con ese dinero, solicitaron al Fondo Nacional de Recursos que solventara el tratamiento, negativa que no tardó en llegar con el argumento que ese tipo de tratamiento no está considerado en el listado del FNR.
En base a esta situación ,tanto sus padres como amigos iniciaron una campaña que en Paysandú ha tenido una importante adhesión y que ahora pretende encontrar apoyo en Salto.