Jueves 22 de octubre, 2020
  • 8 am

Balance emocional – Columnistas

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

142 opiniones
Diario

Ps. Gisela Caram (*)
Comenzamos el último mes del año, la recta final. Mes de balance para mucha gente. Invito a hacer una reflexión, intentando pensar en algunos ejes de la vida. Hacer un chequeo de uno mismo. Permítase afinar algunos puntos. Ver desde otro lugar, con una mirada crítica, en qué cosas ha avanzado, aprendido, crecido, qué cosas puede y quiere cambiar y cuáles no. En qué es saludable invertir su tiempo y dónde no debería perder ni un minuto más. Quizás para sistematizar algunos ejes, pueda hacer su análisis tomando los siguientes puntos:
1. familia
2. salud
3. trabajo
4. Amigos
5. Ocio
6. Proyectos
7. Crecimiento personal
Sin dudas cada uno tendrá más columnas que agregar, no los ubiqué en ninguna jerarquía específica, porque para cada persona, hay cosas que son más o menos importantes.
La FAMILIA, tema amplio, y acá no se trata de que cada uno se culpe si estuvo poco o si siente que desatendió. Se trata de pensar si está bien dónde está, si es padre, si está cómodo, si actuó como padre, o delegó funciones. Si es hijo, si cumplió con sus obligaciones como hijo. Si es esposo, esposa, qué crecimiento hubo en la relación, y no solamente decir, "un año más de casados".
Su SALUD, es tan importante estar bien, ¿hizo su chequeo anual? ¿Hizo alguna actividad física diariamente? ¿Se siente en condiciones óptimas en todas las áreas de la salud?
¿TRABAJÓ durante el año en lo que le gusta?, ¿hizo lo de siempre o incrementó nuevas cosas? ¿Se capacitó en lo que desempeña?
¿Tuvo reuniones periódicas con AMIGOS? Hizo vida social, fue algún día al cine, al teatro, conversó al menos por teléfono o por chat, con algún amigo?
El OCIO, es un gran enemigo de los adictos al trabajo, por eso, el permitirse un día de "nada", es solo una prueba de un poder PARAR. El ocio no es vagancia, es salir de la rutina, es disfrutar por lo menos una vez a la semana de cosas que nada tienen que ver con lo cotidiano.
Los PROYECTOS son los que si usted no se los armó el pasado año, no puede evaluar si alcanzó sus metas. Pero si los tenía, evalúe cómo le fue, si se puso metas muy altas y por eso no las alcanzó o si las alcanzó, construya nuevas metas. El tener proyectos claros, el saber qué se quiere, es más fácil a la hora de tomar caminos y decisiones. A veces el proyecto personal no es material, por ejemplo, una nueva casa, un nuevo auto, sino que se liga a otras expectativas.
El CRECIMIENTO, emocional, espiritual. Si uno puede pensarse, hacer un autoanálisis ¿qué mediría? Crecer interiormente es aceptar la sabiduría del paso del tiempo, encontrar la calma y sentirse en paz interior.
Es ver que las cosas que nos pasan, buenas y malas, algo positivo y negativo nos dejan. Es poder hacer punto, y no perseverar en lo que duele. Es resignarse al final, al sentimiento de pérdida no como si fuera el fin de la vida. Cuando las cosas terminan, hay que cerrar para que empiecen nuevas cosas. CERRAR. DEJAR IR.
Crecer es hacer lo que a uno le gusta y hacerlo cada vez mejor, siempre y cuando no vaya en contra de otro. Es tomarse el tiempo para evolucionar en los afectos. Esto es, por ej., para quien estaba enojado, desenojarse, quien resentido, dejar ir. No se puede vivir con resentimiento, es como vivir envenenado, así que si había algo de esto, ya tiene un proyecto para el nuevo año.
Crecer interiormente es asumir mi responsabilidad de lo que me pasa, y no vivir echándole la culpa a otros, que si me pasa tal o cual cosa "es porque mis padres…", tuve los padres que hicieron lo que mejor pudieron. Y no puedo vivir reprochándoles lo que no hicieron por mi, o no me quisieron como yo quería…es aceptar las personas como son y la realidad que me toca vivir, sabiendo que hay cosas que puedo modificar para sentirme mejor. Sacar lo mejor de adentro para dar yo, en todos los planos de la vida.
Crecer es aprender de uno mismo, de los errores y los aciertos y aceptar a quienes saben más y nos aportan saberes.
La vida emocional no es un producto de lo que nuestros padres nos enseñaron. Si hay mucho de lo que nos enseñaron, pero también lo que hemos edificado de nosotros mismos. Cada persona es lo que quiere ser. Es fácil culpar a otro, pero cuando se es adulto, uno es dueño de sus actos, de su vida.
Hacer una ECONOMÍA PSÍQUICA, es de cada uno, esto es invertir su energía, su tiempo en lo que le gusta, lo que a cada uno le hace bien, no perder el tiempo en lo que lo desgasta y permanece frustrándole. Si por ejemplo, estoy desconforme con mi trabajo, y no busco otro, seguiré quejándome toda la vida. Esa es una forma de hacer una mala economía psíquica. También puede que no encuentre otro trabajo, si paso pensando 24 hrs solo en eso, también estoy haciendo un desgaste emocional.
A un paso de un nuevo año, pero también a un paso de optimizar los recursos interiores para vivir mejor, para sentirse mejor.
No va a pasar nada mágico, no está en pasar del 31 de diciembre al 1 de enero, cada uno debe construir sus metas y hacer cosas para lograrlas. HACER COSAS PARA LOGRARLAS.
*Especialista en Psicoanálisis Vincular. Miembro de Asociación Uruguaya de Configuraciones Vinculares.