Martes 19 de enero, 2021
  • 8 am

Educar para mejorar seguridad – Columnistas

Carlos Albisu
Por

Carlos Albisu

144 opiniones

Dr. Carlos Albisu.
En nuestra anterior intervención, hicimos un intento de dar al manido tema de la inseguridad una solución final. Pero, convinimos que estaba atada, como otras cosas, al problema educativo.
Se habla mucho de prevención, aumento de penas y policías; se culpa a los jóvenes o sus mayores, etc. Todos temas de real importancia, pero si pensamos un instante vemos que su utilización puede ser solo circunstancial. En el fondo, al asunto (inseguridad-violencia doméstica o pública; accidentes, muertes violentas, drogas-patotas), no lo solucionan.
Aún doblando el presupuesto disponible.Y tentabamos una salida que, si bien es a largo plazo, ha demostrado en nuestro propio país que sería esa solución definitiva que tanto se busca.
Así lanzamos el concepto de EDUCACION como la forma que ha demostrado en el tiempo su eficacia. Y a su lado, el nombre de quien la ubicó en tiempos de nuestra historia, que eran realmente complicados y difíciles.
Ese nombre es el José P.Varela. Hay quienes me han dicho que su nombre olía a naftalina; que siendo joven no me podía aferrar a cosas viejas. Sin embargo, insisto, porque hay hitos históricos en todos los rubros (política, ciencia, etc.), que se mantienen inalterables en el tiempo, sirviendo de ejemplo y referencia. Pero, así como lo tengo claro, creo necesario explicarles el porque de mi fe que la Educación sería, en definitiva, la solución a este problema que tanto nos preocupa.
El Uruguay de mediados y finales del 1800 era, realmente, intranquilo.Recién parida la Patria, tanto en la campaña como en las ciudades, trataban de integrarse a una vida libre a la que no estaban acostumbrados. Los vecinos invasores, los antiguos colonizadores que no se retiraban del todo, los caudillos y caudillitos que comandaban trozos de tropas deshechas acostumbradas al pillaje y al degüello; ausencia de leyes que recien se estaban redactando; etc. En ese caótico panorama, un joven de apenas 20 años, en una innota revista literaria (1865) comienza a promover una ardiente campaña racionalista.
El razonamiento era, en esa época, cosa muy sospechada y mal vista. No servían aquellos que pretendían sacar sus propias conclusiones, pensar por si mismos. Viaja a EEUU y Europa, donde se encuentra con Sarmiento (1867). Se considera que ese encuentro fue la catarsis que enfocó y derivó las ideas y ansias del joven Varela por la senda de la Educación. Junto a C. Ramírez, Elbio Fernández, Ricaldoni y Estrázulas entre otros, funda a su regreso la "Sociedad de Amigos de la Educación Popular" (1868).
Pensemos, ¡qué audacia el hablar de Educación Popular en una época donde solo se podía aprender lo mínimo en costosas escuelas! Epoca en que los métodos de entonces señalaban que sobre todo a los indigentes no se les podía educar. En caso de ser necesario, las instrucciones eran muy claras: "Enseñarles a leer y escribir, pero no a redactar". "Enseñarles a sumar y restar, pero no a razonar". En definitiva, prohibido pensar y sacar sus propias conclusiones.
Así la educación fue,y así es reconocida por los sociologos, la piedra angular para la transformación y progreso intelectual de una población que desde aquel caos pasó a ser, a principios del 1900, ejemplo en educación y adelanto social; no solo en América, sino en todo el mundo.
Seguros estamos que muchos encontrarán lento el resultado, pero , como definitivo es el único que hoy está a nuestro alcance.