Viernes 26 de febrero, 2021
  • 8 am

El acoso laboral – Columnistas

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

150 opiniones

Ps. Gisela Caram*.
Hay que diferenciar lo que puede ser un estrés por auto exigencia, a un estrés que se va gestando a partir de un vínculo laboral con un jefe o figura que ocupa un cargo superior y manifiesta determinadas conductas con un trabajador.
Cuando se trabaja con responsabilidad, y a veces, al aumentar la carga horaria, por ejemplo, se transita un período de adaptación. A ese período de acomodamiento a la nueva rutina, lo llamamos ESTRÉS. Cuando dura más tiempo el estrés se transforma en alguna enfermedad, ya que el Sistema Inmunológico, que está ligado al Sistema Nervioso, disminuye sus defensas.
MOBBING
Así se ha denominado a la "guerra psicológica" en el trabajo. Generalmente se hace a personal que ocupa cargos con menos jerarquía. El abuso de poder y la persecución sutil, son la base de esta modalidad perversa de alguien que ocupa un cargo superior.
Se trata de lugares claros de víctima y victimario. El victimario es el mismo, puede elegir una presa y lograr su objetivo, y cuando lo logra, elegir la siguiente víctima. Es una forma de funcionamiento.
LA PRESA
Generalmente, quien está en el lugar de víctima se siente descalificada y no necesariamente con palabras. Los gestos del "superior", hablan en un lenguaje no verbal:
-"encogimiento de hombros",
-"mirada vigilante"
-cronometrar el trabajador silenciosamente para que se sienta controlado.
-Inducirlo a error, para descalificarlo y bajarle la autoestima
-actitud de desprecio
-búsqueda de aliados en los demás del grupo, para que también descalifiquen la víctima.
-hacerlo sentir impotente
Desde lo verbal, en la medida que la víctima vaya tolerando y resistiendo, va aumentando el grado de la presión psicológica:
-Insinuaciones malintencionadas
-Solicitar se hagan tareas extras
-sobrecarga de trabajo "urgente"
-trato como si la persona fuera un objeto.
El diálogo entre víctima y victimario generalmente es en tono monocorde. El victimario no levanta el tono, no mira a los ojos, hace otras cosas mientras le habla a su víctima, a la cual intenta paralizar y mantener atenta.
Cuando la víctima no puede más, el agresor, generalmente busca o inventa una situación dónde invierte los roles y le hace sentir a su víctima que no puede con su "pobre o mal desempeño laboral, o su escasa colaboración para con la empresa o institución" o simplemente le hace creer que está desesperado/a con el poco compromiso que observa en su trabajo…y, que con "rendimientos" como éste, la empresa se vendrá a pique…
La manipulación suele quebrar totalmente a la víctima, que termina en una situación de extrema angustia.
EL ACOSADOR MORAL, POR QUE Y PARA QUÉ
Generalmente, quien actúa abusando de su poder, ha sido en alguna oportunidad víctima de una situación de indefensión. Para llegar a este grado de placer, frente a la humillación y dolor del otro, se debe haber sufrido situaciones de impotencia, de autoritarismo, o dominancia de otro, que fueron estructurando una personalidad con estas características.
¿Se acuerda del Marqués de Sade? Algo parecido. El placer del sadismo del acoso moral está en destruir al otro, LENTAmENTE.
Generalmente, las víctimas son de carácter fuerte. Las débiles no le son atractivas, porque el juego se termina pronto. Aunque tampoco pueden ser muy largas las persecuciones, porque en el fondo, pueden hacerlo sentir amenazado.
El acosador moral es una persona que ha tenido grandes frustraciones en su vida y tiene un gran complejo de inferioridad. En el fondo elige a sus víctimas desde un lugar de envidia. Ya sea porque han logrado algo que ellos no han logrado, o porque son populares o exitosas. Generalmente, las víctimas son personas honestas e ingenuas, quienes son elegidas para que en el imaginario social se dude de su profesionalismo.
Es un tema que ha sido desarrollado y juzgado en sociedades como la sueca, francesa, y en Estados Unidos. Acá se conoce más el Acoso Sexual gracias a las películas comerciales que se han popularizado.
En nuestro país, los derechos de los trabajadores pasan por una cuestión física o visible. No se tiene en cuenta aún los factores psicológicos y el daño moral. Quizás en 10 años, lo que hoy se transita "como si nada", sea ley. . .
*Especialista en Psicoterapia Vincular. *Miembro de la Asoc. Uruguaya de Configuraciones Vinculares.