Viernes 26 de febrero, 2021
  • 8 am

Perfil de guerra – Columnistas

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

150 opiniones

PS. Gisela Caram*.
Nadie nace malo, ni violento, ni envidioso ni omnipotente, ni cínico, ni irónico. . . La vida, la cultura, la familia, los grupos, las instituciones van construyendo la personalidad del sujeto. También es sabido hoy, que las primeras experiencias infantiles, se pueden transformar. Por tanto, si se tuvo una infancia carente, no necesariamente se tiene que vivir una vida vacía. Y viceversa, se puede haber nacido con todos los cuidados y vivir una vida hueca.
Entonces, tenemos que pensar que el ambiente y la genética son viables de cambio.
En el Congreso Mundial de Psiquiatría en octubre de 2011, en Buenos Aires, el profesor Mc Guffin, experto en genética en Londres, dijo que “los efectos del medioambiente, abren o cierran genes”, según últimas investigaciones hasta ese momento.
Si lo pensamos desde esta mirada, nadie está determinado a ser o padecer. Todo se puede transformar.
LA GUERRA
Cuando pensamos en guerra, nos aparece lo que estamos viendo día a día en todos los medios sobre Israel y Palestina.
La irracionalidad, la lucha de poder y las órdenes dadas desde un búnker.
Las guerras son de siempre, y los genocidios también. Desde la Inquisición, a la masacre de indígenas. Del Holocausto judío al asesinato en Ruanda de un millón de personas en un mes… y es una barbaridad si nos ponemos a hacer historia.
¿Qué tiene que pasar en un ser humano para llegar a ese grado de deshumanización? Qué estructuración psíquica para matar, torturar, humillar a otros y seguir por la vida como si nada…
¿Cómo se pasa de ser “humano”, a la deshumanización del ser?
METODOLOGIA DEL MAL
El no manejo, no aceptación de las diferencias ideológicas, políticas o religiosas, desencadena en algunas personas, proyectos para implantar el terror.
Usamos este término para denominar situaciones o actos destructivos, despiadados, deshumanizados.
Hay personas que por diferentes motivos, van perdiendo o nunca tuvieron ningún grado de filtro entre lo que es racional y lo irracional. Y lo peor de todo, es que no se dan cuenta de su grado de perversidad, viven y funcionan naturalmente entre la gente. (tal el caso de Mengele, médico que perteneció y trabajó para Hitler, huyó y vivió luego en Argentina y Brasil de incógnito, nunca lo pudieron procesar por sus crímenes y experimentos con humanos, y murió nadando en una playa brasilera. . .)
EL CINISMO, es un mecanismo utilizado por estas personalidades. Dice Marcela Serrano, “El cinismo funciona como una droga para distanciarse, un analgésico para no sentir el peligro de existir, hasta que te envenena. Al principio no cabe duda, te alivió, pudiste burlarte de tus temores, pero al final, te ha intoxicado. Veneno acumulativo, morfina, cada vez dosis más altas hasta que tu adicción se vuelve irreversible…el cinismo es una enfermedad de alto riesgo.”
LA CRUELDAD, es un acto despiadado, perverso. Anula mente y cuerpo. Deja marcas imborrables en la víctima.
LA VIOLENCIA, domina, abusa, niega al otro. Presupone, asevera, sustenta un ejercicio arbitrario del poder, hasta la destrucción, el exterminio.
Promueve la separación (“separa y reinarás”).
Desliga la inteligencia de la afectividad, anulando la empatía y la identidad propia.
Todos estos mecanismos de personalidad, están comandados por lo que llamamos DESMENTIDA, esto es la negación del dolor del otro. No existe sensibilidad ni piedad. Se BANALIZA el acto cruel, haciéndolo ver como algo natural y frecuente.
Ciertamente me siento muy conmovida por la guerra de Israel y Palestina. Es difícil ponerse en la piel de estos pueblos afectados por pérdidas irrecuperables. Se podrán volver a reconstruir las casas, pero nadie les devuelve las pérdidas afectivas.
Si bien todo tiene un desenlace, parecería que esto no se termina.
¿Qué tenemos que aprender?
Sin dudas que estas personalidades que dirigen las guerras, se han deshumanizado. Que no existe una razón única ni una única verdad. Que las diferencias son humanas y la diversidad hace al mundo y a su gente.
¿Hasta cuándo seguirán existiendo seres irracionales que manejen pueblos que sufren como en campos de concentración nazis? ¿Cuánto más se seguirá reproduciendo el modelo de Hitler con diferentes nombres? En esta guerra la vida se está convirtiendo en un ensayo diario de la muerte. . .muerte que sorprende, que no tiene límites. . .
*Psicoterapeuta Vincular. *Miembro de Aupcv