Domingo 17 de enero, 2021
  • 8 am

Como la primera vez – Columnistas

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

147 opiniones

PS. Gisela Caram*.
Arranca el año escolar y para muchos es el debut en el Jardín de infantes. Otros, empiezan la escuela, o se cambiaron de Institución, o es el primer año de secundaria.
EL JARDÍN
DE INFANTES
Los preescolares, que empiezan por primera vez, son los que más atención y dedicación necesitan por parte de sus padres. Es para muchos, la primera experiencia de separación de sus referentes cotidianos, y la primera vez que deben compartir espacio y demandas con otros pares, que necesitan la misma atención que ellos.
En muchas instituciones, el período de adaptación es en compañía de alguno de los padres. Y varía el tiempo de estancia con ellos según el lugar elegido.
Es importante a la hora de empezar, tener claro, que el niño va a llorar al desprenderse de sus padres. Esto no debería ser motivo para no llevarlo más, como tampoco para dudar, luego de haber tomado la decisión de socializarlo.
Estar de acuerdo ambos padres en la elección del Jardín, como también, firmes frente a los posibles manejos de los niños. Pueden sobrevenir “REGRESIONES”, esto es, un retroceso a lo aprendido.
Frecuentes regresiones:
-No llegan al baño, o dejan de controlar esfínteres.
– Lo mismo puede pasar con respecto al sueño. Pueden despertarse de madrugada o querer pasarse a dormir con los padres.
– tener pesadillas en la noche y despertarse llorando.
– hablan como bebés
Todo esto es esperable. No hay que asustarse ni tomarlo como determinante para que no vaya más. Si lo retira del jardín por estos cambios, le estará mostrando que si repite tal conducta, obtiene lo que quiere de sus padres. No se enoje y sea paciente, ya le pasará y retomará la conducta adquirida.
En realidad, estas y otras regresiones, lo que expresan, no son el rechazo al Jardín de Infantes, sino que es una forma de manifestar el impacto frente a lo nuevo, además el no ser, “su majestad el bebé”.
Como no tiene aún palabras en su vocabulario para expresar sus temores, lo hace con el lenguaje del cuerpo.
Manifiesta entonces, la pérdida de su lugar y privilegios exclusivos, volviendo a etapas de bebé, donde requería la presencia de su madre a demanda.
Si está decidido a que evolucione y madure, no dé marcha atrás. Sea paciente y coherente con la decisión que tomó. Hable con su hijo, aunque le parezca que no lo entiende y deje claro, que lo va a ir a buscar, (y trate de estar en hora, con los demás padres, a la hora de la salida) para que no sienta que lo dejan abandonado.
Explique que el Jardín, es un lugar para jugar, tener amigos, aprender y disfrutar. Y esté convencido de esto.
LOS ESCOLARES
La escuela es diferente según el año que se empieza. No es lo mismo para quien va a primer o segundo año, a quien va a tercero y, en adelante. Los primeros años se viven con mucha inquietud, incertidumbre. Las expectativas son diferentes. Sería tarea de los padres, el trasmitir el cuidado, responsabilidad y dedicación que hay que tener cada año que se comienza. Del primero al último. Durante toda la vida, en cada cosa que se haga.
LOS LICEALES
Si es más que notoria la diferencia entre los que comienzan el liceo por primera vez.
Cuánto desearíamos que empezaran cada nuevo año, como lo hicieron en primero. . . con esa prolijidad, responsabilidad, atención. Tomando apuntes hasta del nombre del profesor, deseosos de llegar a la casa, hacer los deberes y contarnos cómo les fue. . .
Los liceales transitan una etapa de cambios emocionales y físicos. A esta edad, no son muchos los que se expresan con el lenguaje verbal. Dicen con actos, y hay que aprender a entenderlos y decodificarlos como cuando eran chiquitos.
En todos los inicios, debemos ser pacientes. Dar confianza. Acompañar el proceso con una palabra de aliento siempre. Si nos ponemos a dudar con ellos, no los ayudamos.
Demos un tiempo prudencial para que se adapten e integren. Es decir, que conozcan el funcionamiento y pautas de la clase y el docente, y estén cómodos e integrados con sus pares.
*Psicoterapeuta Vincular.