Domingo 15 de diciembre, 2019
  • 8 am

Los municipios y el presupuesto – Columnistas

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

126 opiniones
Diario

Dr. Fulvio Gutiérrez (*).
La Ley No. 18.567 de 13 de setiembre de 2009, que creo los Municipios como órganos del tercer nivel de Gobierno y de Administración en el Uruguay, cometió una serie de errores y de inconstitucionalidades, que obligaron a que en forma casi inmediata, se le hicieran modificaciones mediante la aprobación de cuatro leyes complementarias.
Pero, seguramente el más importante error que cometió nuestro legislador, y el Poder Ejecutivo de la época que fue quien envió la iniciativa al Parlamento, estuvo en que no se previó norma alguna con referencia al presupuesto de los Municipios. Parece algo fuera de toda lógica elemental (además de la lógica jurídica) que cuando se crea un órgano de Gobierno y Administración (como lo dijo la propia ley), se le deben establecer una serie de normas referidas a como se van a cubrir los obvios gastos que esos órganos van a tener, quien se va a encargar de elaborar esas normas, qué procedimiento van a seguir para su aprobación, cuáles serán los recursos en base a los cuales se van a solventar esos gastos, y todo un conjunto de detalles que hacen al funcionamiento financiero y económico del órgano recientemente creado.
¡Las leyes mencionadas, nada dijeron!
Entonces, durante todos estos años desde la elección departamental y municipal de 2010, los presupuestos de los Municipios se simularon de alguna forma en aquellos Departamentos en los cuales el Intendente entendió que había que suplir la increíble omisión del legislador en cuanto a prever normas del presupuesto municipal, y cuando ello se estableció, fue de una forma muy elemental y no siempre aceptando sus requerimientos.
Lo único que esas leyes dispusieron, en un capítulo denominado "De los recursos", fue que la fuente de recursos de los Municipios eran dos: los fondos que le destinen los Gobiernos Departamentales que lógicamente cada Intendente debería incluir en su Presupuesto; y los recursos que les asigne el Presupuesto Nacional en el denominado Fondo de Incentivo para la Gestión de los Municipios. Así de genérico, y así de impreciso.
Sin embargo, tal vez conciente de toda esta insólita situación, el Poder Ejecutivo del Gobierno anterior, remitió al Parlamento un nuevo proyecto de ley que fue aprobado y hoy lleva el No. 19.272 de fecha 18/09/2014. Esta ley prácticamente derogó todas las leyes anteriores, corrigió errores aunque no todos, corrigió inconstitucionalidades aunque no todas, y unificó en una sola norma, toda lo referido a la estructura, organización y funcionamiento de los Municipios.
Y en lo que tiene relación a los Presupuestos de los Municipios, estableció una serie de disposiciones que son muy importantes, y que los Partidos Políticos que triunfen en la próxima elección departamental y municipal, deberán analizar muy bien y tener muy en cuenta, porque en esta materia, sin duda que las cosas cambiaron.
El art. 19 de la nueva ley, estableció que la gestión de los Municipios se financiará:
1) Con las asignaciones presupuestales que los Gobiernos Departamentales establezcan en los programas correspondientes a los Municipios en los presupuestos quinquenales y de las cuales los Municipios son ordenadores de gastos, de acuerdo con lo previsto en el numeral 3) del artículo 12 de la presente ley. Es decir, es obligatorio que el Intendente establezca en el Presupuesto Departamental, un programa presupuestal destinado a cada Municipio de su Departamento; y será el Municipio (y nadie más que el Municipio) el ordenador del gasto.
Si el Intendente no cumple con este requisito, entonces no podrá acceder al correspondiente porcentaje de ingresos de origen nacional de la partida que el Presupuesto Nacional establece, según lo previsto en el literal C) del art. 214 de la Constitución. Esta es una forma de sanción indirecta a los Intendentes que entendemos inconstitucional, pero que mientras no sea declarada tal, está vigente.
2) Con los recursos que les asigne el Presupuesto Nacional en el Fondo de Incentivo para la Gestión de los Municipios, con destino a los Programas Presupuestales Municipales, para el cumplimiento de los cometidos establecidos en el artículo 13 de esta ley, que refiere a los "cometidos del Municipio". Cada Municipio podrá ejecutar dichos montos de forma individual o regionalmente, en el marco de acuerdos con otros Municipios. Clarísimo: quien ejecuta, es el Municipio.
Pero luego viene lo más importante: Dicho Fondo -dice la ley- será distribuido de la siguiente manera:
El 10% (diez por ciento) del monto anual se distribuirá en partidas iguales entre todos los Municipios del país.
El 75% (setenta y cinco por ciento) del monto anual se distribuirá conforme a criterios establecidos por la Comisión Sectorial prevista en el literal B) del inciso quinto del art. 230 de la Constitución.
El 15% (quince por ciento) restante se destinará a proyectos y programas financiados por el Fondo y sujetos al cumplimiento de metas que emerjan de los compromisos de gestión celebrados entre los Municipios y los Gobiernos Departamentales. Es decir, los "compromisos de gestión" deben ser acordados entre el Municipio y el Gobierno Departamental, con lo cual se le da al Municipio una importancia institucional que no tenía.
3) Con las donaciones o legados que se realicen a los Municipios, los que podrán ser destinados a obras o servicios que el mismo decida, salvo que dichos ingresos tengan un destino específico.
Sin perjuicio de todo esto, el art. 20 reafirma que será el Gobierno Departamental el que proveerá los recursos humanos y materiales necesarios a los Municipios (es decir el pago de los funcionarios, de vehículos, máquinas, herramientas, etc. sigue estando a cargo del Gobierno Departamental), a los efectos de que éstos puedan cumplir con sus atribuciones, en el marco del presupuesto quinquenal y las modificaciones presupuestales aprobadas por la Junta Departamental, los que deberán contener un programa presupuestal por cada uno de los Municipios existentes. Que quede bien claro: en el Presupuesto Departamental debe obligatoriamente haber un programa presupuestal para cada uno de los Municipios de cada Departamento.
Advertimos: Los futuros Intendentes del próximo quinquenio, deberán tener muy en cuenta lo dispuesto por la nueva ley sobre los presupuestos de los Municipios. Y créanme, no es poca cosa.
*Profesor Adjunto Grado 3 Efectivo de Derecho Público Iº y Profesor Encargado de la Cátedra de Derecho Departamental y Local en la Facultad de Derecho de Salto de la Udelar.