Domingo 17 de enero, 2021
  • 8 am

La balanza adulterada – Columnistas

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

147 opiniones

Ps. Gisela Caram*.
Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.
Miguel de Cervantes (1547-1616) Escritor español.
En los comienzos de una pareja, el amor y la pasión van juntos, pero el tiempo, hace que la pasión se vaya apagando. Ahí pasan a valorizarse otras cosas de la relación como los hijos, los años compartidos, la historia. . .
Muchas veces se confunde el apego o costumbre, con el amor.
Hay quienes pueden estar tranquilos y seguros del sentimiento a su pareja. Otros, necesitan contacto físico para confirmar el afecto y que el otro está ahí, que está “seguro”, bajo su total control.
¿Cree usted que si sabe, cada movimiento del otro, quiere más a su pareja que el que no precisa dar/recibir, un “parte diario”?
Rotundamente no.
La tranquilidad, no es desamor ni desapego. Es madurez, seguridad.
El amor seguro, adulto, goza de paz.
El amor ansioso, controlador, vive en un tortuoso drama, dependiendo del otro.
Muchas veces, se teme tanto perder, quedarse solo, que se busca “suplente”.
¿Es posible amar a dos personas a la vez?
Si tenemos en cuenta el modelo del patriarcado, donde una mujer es querida como madre de los hijos y otra, por fuera, hacia donde se dirige el placer, si.
¿Pueden las mujeres sentir lo mismo? El esposo por un lado y el amante por otro?
Generalmente, cuando a una mujer le pasa esto, no lo sostiene mucho tiempo y toma una decisión. Le cuesta más llevar una doble vida y elige.
Antes de hacer juicios de valor, miremos desde la realidad. No juzguemos. El tema de la infidelidad, siempre existió, no se habla. No se piensa. Acerca de los sentimientos o la moral, es que hay que “pensarse”. . . y pensar por qué. . .
Mucha gente quiere a dos personas. Algunos se llevan el amor a la tumba, otros le dan rienda suelta.
¿POR QUÉ?
Si el amor se reparte, siempre tiene diferentes causas. No podemos hablar solo de machismo, ni de repetición de modelos parentales.
Hay personas que no pueden controlar sus impulsos. Que se sienten muy expuestos y acosados por terceros, y no se resisten. No pueden decir no.
Otros, pueden estar enojados con su pareja por cualquier otro motivo, e inconscientemente, se compensan (venganza) a través de la infidelidad.
Algunas personas sienten un profundo amor, cariño, ternura, costumbre, apego, por su pareja. Por otro lado, un amor apasionado por otra persona. No olvidemos que el amor y el deseo no son lo mismo. Pueden estar juntos como no.
Los aspectos destructivos de la personalidad, también pueden predominar, y romper la pareja y la familia.
A los 20 años se elige desde un lugar, muchas veces desde el romanticismo y la pasión. Y si se termina con terceros, es violento.
Hay parejas que se arman por otro tipo de intereses, y esa es quizás la menos conflictiva en cuanto a los terceros. Funcionan desde un lugar más racional, o más fríamente pensadas, o están “materializadas”, se aceptan inconscientemente. Entonces, la balanza no solo pesa desde los afectos, sino también desde lo “económico”.
Hay quienes se confunden, y en ese pantanal, no eligen, nunca eligieron, se quedan quietos esperando que la vida pase. Otros, siguen sin cuestionarse qué les pasa y por qué lastiman.
Hay quienes en determinado momento de su vida, luego de mucho dudar y pensar, re-eligen la misma persona. Re-valorizan su vida y la optimizan mejorando la calidad de lo que quieren.
La balanza emocional, le pesa a todos diferente. Es tramposa.
El poder conjugar los sentimientos y sentirse en paz con la vida afectiva, es un trabajo cotidiano. No existe la plenitud total como tampoco el hombre o la mujer ideal. Se trata de elegir todos los días, y hacer cosas para sentirse elegido/a.
Se trata de cuidar y ver por qué se hace lo que se hace. De pensar más allá de los impulsos pasionales, cuidando a quien ha compartido una parte de la vida de uno, si bien el corazón tiene comando propio, hay formas y formas de resolver. . .de poner todo en una balanza “no adulterada”.
*Especialista en Psicoterapia Vincular.