Jueves 28 de mayo, 2020
  • 8 am

La habitación – Varios

Diario

Psic. Andrés Caro Berta
Miembro de la Asociación de Críticos de Cine del Uruguay / Fipresci
www.andrescaroberta.uy
andres@andrescaroberta.uy

los Padres de Ma
Después de que Ma y Jack escapan, ellos se encuentran con el desafiante nuevo mundo que es el hogar de la niñez de Ma, el cual ha cambiado dramáticamente durante su ausencia. Los padres de Ma, interpretados por la actriz tres veces nominada al Oscar®, Joan Allen, y el actor nominado al Oscar®, William Macy – traumatizados a su manera por su desaparición – ahora están divorciados, y la mamá de Ma tiene un nuevo compañero. Estos cambios reconfirman la sensación de Ma de que el mundo ya no es el que conocía antes de La Habitación. Aún así, ella encuentra el apoyo de la familia, aunque sea doloroso, para encontrar su rumbo.
Diseñando LA HABITACIÓN
Desde el principio una cosa quedaba clara acerca de LA HABITACIÓN: presentaría un reto de diseño único en su tipo. Aunque no involucraba épocas exóticas, el diseño de La Habitación era una tarea artística enorme de otro tipo, demandando la creación de una prisión surrealista en la que el público pudiera creer – y que también pudiera experimentar como el mágico refugio de Jack. Igualmente, la segunda parte de la película también representaba otro reto de diseño opuesto: cómo se vería nuestro vertiginoso mundo sobre-estimulado después de un total aislamiento.
Estas tareas recayeron en Ethan Tobman, un diseñador canadiense en ascenso quien demostró una enorme creatividad para transmitir una conexión emocional con el material. “Esta fue una inusual e intensa experiencia”, refleja Tobman. “Ciertamente nunca lloré durante una producción hasta ahora. Tuve tantos sentimientos diferentes durante ella – desde estar emocionalmente destrozado a sentirme triunfante”.
El trabajo comenzó con una desgarradora jornada de investigación en donde Tobman leyó sobre cualquier variedad de prisión en la historia de la humanidad. “Leí sobre cualquier forma de confinamiento; desde cárceles hasta los campos del Holocausto o fotografías de la policía sobre casos de secuestro de la vida real, incluyendo los de Elisabeth Fritzl y Natascha Kampusch en Austria,” explica él. “También estudiamos a la gente que vive en extrema pobreza en espacios de 1.5 x 1.5 mts., en los departamentos de Hong Kong o de los trabajadores migrantes hacinados en chozas que parecen jaulas”.
El tamaño de La Habitación presentaba innumerables obstáculos que requerían de soluciones creativas. “Debíamos lidiar con los mecanismos de un espacio que a penas podía alojar a un equipo de cámaras básico”, explica Lenny Abrahamson. “Pero decidimos que encontraríamos formas de meter los lentes de la cámara en la habitación; en otras palabras no engañaríamos filmando de más lejos. El set que Ethan creó era modular y nos dio la máxima flexibilidad. Podías remover algunas de sus secciones y colocarte al nivel del suelo, y siempre hubo diferentes áreas desde las cuales filmar”.
Tan emocionante como fue crear La Habitación, Tobman es otro que siente que la película sólo crece en fascinación cuando se tropieza con el mundo exterior con todas sus complicaciones y confusión. “Me encanta que La Habitación se sienta tan cálida y personal, cuando fuera de ella, en la supuesta libertad, todo se siente frío y decolorado”, él comenta.
El hospital donde Jack y Ma se reúnen era un lugar clave, era como el portal entre las dos muy diferentes fases de sus vidas. Abrahamson explica por qué él elige una locación en un décimo piso cubierto de vidrio: “Vimos muchos espacios diferentes – pero finalmente eligieron la cruda habitación blanca (tipo “2001”) en las alturas porque es como si Jack y Ma despertaran en un mundo suspendido en donde ellos momentáneamente pueden retrasar la caída. También es un contraste fantástico con La Habitación porque es una asombrosa caja abierta en el cielo. Nada podría ser más diferente”.
La pieza final de esta travesía toma lugar en la casa de la abuela, donde Ma creció, la cual ha pasado por perturbadores cambios. “Nancy acaba de pasar por un divorcio, así que hablamos de que su casa fuera un poco fría y vacía, insinuando la sensación de recuerdos perdidos”, comenta Tobman. “Los materiales fueron elegidos para contrastar con La Habitación. En vez de corcho café en las paredes, hay un inhóspito papel tapiz y concreto. El único lugar que se siente sobrepoblado y cálido es el cuarto de estar de Leo, el cual es atractivo para Jack”.
Quizá el espacio más importante en la casa de Nancy sea la antigua habitación de Ma, preservada exactamente como el día en que ella desapareció. “Quería que se viera como una cápsula del tiempo de un cuarto adolescente de esa época y quería que se sintiera muy personal para Brie,” comenta Tobman.