Domingo 15 de diciembre, 2019
  • 8 am

Niños Cristal: la generación de la espiritualidad infantil – Varios

Por Daniel Spinelli.
Son seres que poseen un alto nivel de vibración energética, que vienen a cumplir programas de ayuda a la humanidad, que entran a esta vida con un firme propósito, con una misión muy específica y es que la tierra alcance la tan añorada paz.
Recordar que estos atributos no son todos inclusivos, ni todo niño o adulto cristal exhibe necesariamente todas las cualidades. Se les llama cristales porque poseen una vibración energética muy alta parecida a la vibración que puede tener un fino cristal cuando se le toca.
Ellos vienen a trabajar sobre los viejos esquemas que rompieron sus hermanos los índigos, generalmente son hijos o hermanos de índigos y nacen cerca de ellos, para que se les facilite un poco mas su misión; necesitan que se les atienda y que se les cultive su parte espiritual.
Muchos de ellos vienen a cumplir su misión como pacificadores, como sanadores, como artistas, músicos, compositores, escritores y guías espirituales.
ATRIBUTOS DE LOS SERES CRISTAL
Son extremadamente sensibles a todo su medioambiente: sonido, colores, emociones negativas, olores, comida, productos químicos, la ropa que visten, la violencia, la conciencia de grupo, las frecuencias electromagnéticas y los destellos solares.
Si un niño Cristal se encuentra en un entorno agresivo, desequilibrante, con oscilaciones energéticas considerables y emociones exageradas, tienen a huir física o psíquicamente, ya que es insoportable para ellos. Son tan sensibles, que son profundamente vulnerables. Por este motivo pueden desarrollar una personalidad aparentemente fuerte y agresiva que les protege del exterior.
Necesitan pasar tiempo en soledad, no viven bien en grupos pues pocos entienden su necesidad de soledad. Cuando no se respeta su soledad, se desequilibran y pierden la conexión con su ser, que es la orientación que les mantiene unidos al todo.
Deben entrar en comunión con la naturaleza y los elementos diariamente. El espíritu de la naturaleza les ayuda a equilibrarse y limpia las energías no armoniosas que les aturden profundamente.