Jueves 4 de junio, 2020
  • 8 am

¡Festejen uruguayos!

Diario

Gerardo Ponce De León.
Se nos vienen las fiestas, Navidad y Año Nuevo, y con ellas, aparecen gastos que no estaban dentro de nuestra programación. ¡Cuidado! Que esto no quiere decir que nos tenemos que endeudar, más de lo que podemos estar. Me podrán decir que las compras se realizan con tarjeta, pero a estas, hay que pagarlas, y por comprar cosas que el consumismo nos llama, gastamos o compramos cosas que no debemos.
Me da cosa ver, a gente que arriba de las compras realizadas, le tienen que agregar el taxi para que los lleven, ya que es tanto, y han venido de a pie, que no tienen como llevarlo
Miren que cuando uno va a realizar una compra, siempre, pesos más o pesos menos, lo barato es barato en todos lados, pero lo bueno es caro, en todos los lados. En Montevideo hay una casa que vende todo importado (bebidas, comidas, enlatados) que todos es caro, pero si usted busca algo raro y bueno, ahí hay, pero lo tiene que pagar. Me reservo el nombre para no estar pasando un “chivo”.
Tengo la sensación de que no estamos en un momento o no es el momento para endeudarse, vio cuando a uno le “pica” la nariz, dado que en el ambiente se respira que no estamos parados en nada firme, en criollo, caminamos dentro de una crisis, que aún nos deja respirar. Para confirmar esto, el gobierno se apura en avisar que va a necesitar recaudar más para que los entes estatales aporten más a las arcas estatales.
¿Usted se ha puesto a pensar cuantos autos hay en la capital? o ¿Cuántos autos andan a nafta? De ahí que aumentan el combustible en proporciones tan dispares, la nafta casi un 10 % y el gas oil, un 5%. También es cierto, que si el aumento era general, la inflación, provocada por el aumento de todos los rubros que se mueven, en base a los combustibles, no le sería nada favorable a las predicciones del gobierno; ya que el agua, la luz, teléfono, acompasan la inflación que se espera.
Hablar de rebajar los sueldos de los jerarcas de los entes, quitar prebendas y ventajas a los senadores y a los diputados, recortar los gastos del gobierno, se lo he escuchado a un solo senador. En lugar de tener, hasta 7 secretarios, celulares gratis o pagos por el estado, todos los diarios de circulación nacional, chóferes; empezar dando el ejemplo, que es la mejor enseñanza que se puede dar, para demostrarle a pueblo, que también, en algo, son concientes de que se tiene que ahorra. ¿Cuánto hace que se habla de achicar al estado? Todos somos el estado. Pero no es lo mismo un aumento de todo, para un sueldo de arriba de los $100.000,oo, que en $20.000,oo.
No quiero cerrar el escrito con una frase muy conocida por todos los uruguayos, ya que conlleva una burla personal hacia un presidente. Lo que pasa que la culpa es de todos, cargando más sobre aquellos que le dieron su confianza con el voto. Por eso tenemos que ser muy concientes de ver a quien se vota. Me podrán decir que son todos iguales y lamentablemente creo que tienen razón. Cuando llegan arriba, comienza a gustar “el sillón” y la renovación, el cambio, se queda atrás. Tenemos que escuchar mucho más seguido la canción de Lucho Aviles, titulada “Señor Presidente”, no se quien es el autor, pero vendría muy bien escucharla más seguido.
Se muy bien que otro gran castigo que existe, a nivel del estado, es la corrupción. Monstruo que se mueve en silencio y por debajo de cuerdas, hilando de una forma muy complicada, dentro del poder económico.
Pero no puedo con el genio, y voy a terminar este escrito, de la forma que no quería:
“Festejen uruguayos, festejen”