Jueves 24 de septiembre, 2020
  • 8 am

El famoso modelo progresista

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

64 opiniones

Por Gustavo Varela
A lo largo del tiempo, hemos sostenido en diferentes columnas de opinión, que la bonanza por la que ha atravesado el Uruguay y toda Latinoamérica, no ha sido como consecuencia de la aplicación de un determinado modelo económico al que le llaman engañosamente “progresista”, sino que fue consecuencia de los precios que el mundo pagó por los productos primarios, llámese carne, granos, lácteos etc, como los que produce el Uruguay.-
A partir del año 2004, y por influjo de poderosos Países como China e India, que se abrieron al mundo y tuvieron que demandar productos alimenticios, que nosotros producimos y muy bien, los precios de los diferentes productos primarios se dispararon internacionalmente, y trajo como consecuencia, un excelente oxígeno para países como el nuestro, donde se desarrolló la inversión y de la mano de ella el empleo.-
Mas de una década después, los vientos han cambiado.-
Hoy, ya no disfrutamos de aquellos precios del pasado, y asociados a los mismos, vemos cómo la inversión y concomitantemente el empleo, comienzan a mostrar signos de alerta, que indudablemente se reflejan en la calle.-
Mientras tanto el gobierno, que no aprovechó en absoluto la época de bonanza, salvo el de incrementar escandalosamente el gasto público, se encuentra en un brete del que no logra salir.-
Para atacar el flajelo de la inflación, plancha el valor del dólar, lo que repercute en el sector exportador, o sea de lo que vivimos.-
Para atacar el flajelo del déficit fiscal que se encuentra cercano al 4% del PBI, aumenta los impuestos y el precio de los diferentes servicios públicos (UTE, ANCAP, OSE, ANTEL) para que por vía de la mayor recaudación, esas empresas transfieran recursos a la caja gubernamental.-
Para atacar el problema de la inversión, lleva a cabo un acuerdo con UPM, donde le asegura a esta empresa, lo que le niega a los pequeños y medianos empresarios Uruguayos, y encima endeuda más al País.-
Para financiar las “fiestas” llevadas a cabo en las empresas públicas, incrementa la deuda pública nacional
O sea extrae más recursos de la sociedad toda, vía impuestos y precios de las empresas públicas, encareciendo el costo País, por el hecho de que no quiere bajar el elevado gasto público.-
Se sabe que las medidas tomadas por el gobierno, si no se corrigen, conducen a mediano plazo a un camino sin salida, el que hoy se encuentra disimulado por el consumo interno.-
Los datos según el Instituto Nacional de Estadísticas medido de octubre de 2016 a octubre de 2017, es que se perdieron en el último año 13.000 puestos de trabajo.-
Lo certero es que sin inversión no hay crecimiento sostenible, sino superfluo, y lamentablemente para los uruguayos, como para cualquier sociedad mundial, impacta directamente sobre el empleo.-
O sea, que el tan mentado “modelo progresista”, no ha sido tal.-
Sin dinero venido de arriba para repartir, fracasa estrepitosamente.-