Jueves 24 de septiembre, 2020
  • 8 am

Libertad dirigida

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

64 opiniones

Esc. Gustavo Varela
Partido Nacional
Si hay alguna actitud donde la izquierda se encuentra cómoda, es en aquella donde cree que puede sustituir impunemente la conducta, el derecho y la libertad de los ciudadanos, por otra superior, eso sí, pensada, creada y aplicada desde el Estado mismo, por algún burócrata de turno que generalmente no tiene idea de la realidad diaria, con el fin de igualar.-
De ahí, ese afán de regular la vida de las personas, ordenándoles lo que tienen que disfrutar, o lo que tienen que sufrir, como si las personas fueran ordenadores personales, que basta formatearlos para que todos se comporten de la misma manera, sin importar mucho de lo jurídico y lo contractual.-
A veces por intermedio de las leyes y otras veces por intermedio de prohibiciones absurdas, la libertad, y la seguridad en cualquiera de sus formas se van recortando, y va haciendo la vida más complicada.-
“Enrejate si querés tener seguridad” “las radios tienen que obligatoriamente pasar un 30% de música nacional”, “no utilizar dinero en efectivo en determinadas horas”, “bancarizate obligatoriamente así sabemos en qué gastás” “si sos hombre sos sospechoso” “sacá número por internet, aunque no tengas el servicio”, son perlitas apenas de un gran collar de disparates que vemos avanzar día a día.-
Ahora aparece el caso de ANTEL, donde impunemente se modifican los contratos firmados por miles de usuarios, presuntamente para beneficiar el bolsillo de los ciudadanos, lo cual no es cierto, lo que lleva a que el Ente de marcha atrás y declare que el que quiera puede volver a la situación contractual anterior.-
El usuario no fue el que modificó las condiciones contractuales, eso sí, no importa dice el Estado, y por lo tanto deberá tomar la molestia de perder tiempo y dinero de su bolsillo en un trámite que con toda seguridad va a ser engorroso, por una situación que no es de su culpa.-
Como vemos, el Estado ha avanzado lenta pero sostenidamente sobre la libertad, que es uno de los bienes más preciados que debemos de preservar como sociedad, no para llevarlo al extremo del libertinaje, del “cada cual que haga lo que se le de las ganas”, pero tampoco para transitar por esta, llamada “libertad dirigida”
Aristóteles pregonaba la idea del “justo término medio” por el cual “toda virtud es un término medio entre dos extremos, cada uno de los cuales es un vicio.”
El Gobierno del Frente Amplio, indudablemente ha caído en uno de los extremos como lo es el de querer dictar desde el Estado, los parámetros por donde se conduce la libertad individual, con el fin de igualar.-
Alberto Benegas Lynch expresaba, “Una cosa es que a los individuos desiguales se los trate de un mismo modo ante la ley, y otra cosa bien distinta, es que se los haga iguales mediante la ley, lo cual significa la peor de las desigualdades”.
No es bueno una sociedad donde todos sean iguales, sino que queremos una sociedad donde a todos se nos trate por igual, cosa que es muy diferente.-
Son conceptos que muchas veces son difíciles de entender, pero que indudablemente, hacen la diferencia, entre las sociedades pujantes y aquellas que fracasan.