Lunes 9 de diciembre, 2019
  • 8 am

La necesidad de combatir el dengue

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

87 opiniones

Gerardo Ponce de León
No se si usted, le pareció, que fue muy pobre, el recibimiento que se le dio, al año nuevo, en lo que respeta a pirotecnia. No se si uno de los motivos son los precios, ya de mi parte, capaz que son tres o cuatro años que no me arrimo a un lugar de venta, por lo tanto, no tengo ni idea de los precios, y la otra, que la gente se ha dado cuenta que no deja de tener o ser un peligro, el manejo de dichos elementos. Miraba el Martes, la cara del jugador de Peñarol (Viatri) es una muestra de lo que puede llegar a hacer un fuego artificial. Ojala sirva de ejemplo.
En lo personal, me he despedido muy mal con UTE; quiero aclarar que el personal que tenemos que tratar, siempre nos trata muy bien; pero el clima me viene dando “como con un gorro”, es decir que nos quedamos, muy seguido sin la corriente eléctrica, ya sea por rayos, caídas de columnas o postes, o por una centella. En ese sentido nos lleva muy mal, y hay que asumir todos los perjuicios que nos trae; carne, leche, y todo lo que se guarda en la heladera, se hecha a perder. Pero lo peor es tratar de dormir, frente a la cantidad infernal de mosquitos que existen. Si uno se tapa, el calor no deja dormir y nuestros oídos, pasan a ser el lugar de “conversación” de los mosquitos; si nos destapamos, nos “achuran” los “patas finas”. Parece que estos señores viven en épocas de frío o de calor, están siempre presentes.
Los muchachos, que trabajan en la empresa, siente el no poder dormir o descansar tranquilos, y es una de esas pequeñas cosas que tenemos que tener en cuenta, para su rendimiento en la parte laboral; al no tener aire, los mosquiteros ayudan a que se concentre más el calor; y cuando uno de estos “chicos” se gana dentro del mosquitero, tenemos un concierto de primera, ya que quieren salir y prenden a pleno sus motores.
Y tenemos que convivir con ello y pensar que existen cosas peores, puede ser que se me diga que es consuelo de tonto, pero dígame, si no, como solucionar ese problema. La verdad que se lo vamos a agradecer.
Lo peor es que se puede creer que es un problema propio del campo, y no es así. Se vive en las ciudades, en las zonas carenciadas, donde la puerta y el piso deja una luz importante o las paredes dejan ver la luz; y ahí no existe el flit o poner un espiral eléctrico o pastillas.
Se tiene que luchar contra los mosquitos, contra todos ellos; sabiendo que es una lucha muy desigual y que no hay que bajar los brazos. Están en todos lados y se reproducen como locos y salen, hasta de las cloacas. Vasta con tener una cubierta que junte agua en su interior, para tener un criadero de ellos. Creo que si todos no nos ponemos las pilas, si no cuidamos y atacamos los depósitos que tiene agua, por más poca que esta sea, nos pueden ganar cualquier tipo de enfermedades que ellos trasmiten.
Por lo menos comenzamos el año, con una importante tarea a cumplir. Creo que cada empresa tiene que preocuparse por ayudar esta campaña de combatir a los mosquitos.
Se me podrá decir que no es un tema importante, pero cuando uno lo vive, uno ve la cercanía del dengue, o de cualquiera de las enfermedades que ellos nos pueden transmitir, ponemos las barbas en remojo, y valoramos las campañas que nos piden que se haga. Es como dice el refrán: “cuando lo vivimos de lejos, nos sonreímos; cuando lo vivimos de cerca, lloramos”.
Espero que el año nuevo nos de fuerzas para ayudar y combatir en la lucha contra estos insectos y poder seguir teniendo un país libre de dengue autóctono.