Viernes 26 de febrero, 2021
  • 8 am

Alerta ante un posible fracking

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

188 opiniones

Dr. Fulvio Gutiérrez.
Durante la Administración Coutinho, un delegación de ANCAP visitó la Intendencia de Salto, y en varias reuniones, se informó sobre la planificación que tenía el Ente, en representación del Gobierno Uruguayo por expresas competencias legales, para realizar una serie de prospecciones en el territorio del departamento de Salto en búsqueda de petróleo. El doctor en Geología, Héctor De Santana, jerarca de Ancap en la prospección petrolera, dio una extensa explicación con referencia a una contratación que el ente había firmado con una empresa norteamericana denominada Schuepbach Energy S.A, y cuando el tema entró en las técnicas que se podrían utilizar para dicha actividad, se discutió la posibilidad de que se utilizara la técnica del fracking. De Santana no fue muy firme en este aspecto, y terminó diciendo que esa técnica no se utilizaría, porque el suelo salteño no lo requería.
En otra columna dominguera, explicábamos después que el “fracking” suponía la introducción de productos químicos sumamente tóxicos a altísima presión en las profundidades de la perforación, y eso traía como consecuencia que gran parte de dichos productos, que quedaban bajo la superficie, con el tiempo, comenzaba a subir y entonces afectaba las aguas subterráneas y hasta las superficiales, provocando una fuerte contaminación ambiental. Y agregábamos que por tal razón, varios países como Francia, Alemania y Estados Unidos, había comenzado a prohibir el uso de la tecnología del “fracking”.
Ante esta situación, siendo entonces Asesor Legal de la Intendencia de Salto, se me encomendó el estudio de la competencia de los Gobiernos Departamentales en dicha materia, llegando a la conclusión que éstos sí tenían competencia, como surgía de una serie de disposiciones jurídicas plenamente vigentes, y que incluso el Tribunal de lo Contencioso Administrativo tenía una sentencia que concretamente decía que en la prospección petrolera, el Gobierno Nacional y los Gobiernos Departamentales, tenían una competencia compartida.
En base a todo eso, el Intendente de Salto en aquel momento, Dr. Manuel Barreiro, remitió a la Junta Departamental un proyecto de Decreto prohibiendo la técnica del fracking en el territorio del departamento de Salto. Asumido el gobierno departamental por la actual administración, aquel proyecto de Decreto fue aprobado y luego promulgado por el actual Intendente Dr. Lima, con lo cual, este tema ya dejó de ser una opinión del partido de gobierno, para transformarse en un tema de “estado”, aunque más no fuere para el departamento de Salto.
Ergo, en Salto, el fracking está prohibido.
Por eso nos preocupó grandemente cuando hace una semana más o menos, se hace público que la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), observó a la empresa Shcuepbach Energy S.A. “por un vertido de lodos con varios productos químicos” que fueron denunciados por organizaciones ambientalistas. Se constató que en una perforación en Cerro Padilla (Paysandú), se había verificado una infiltración de aproximadamente 120 mts. cúbicos de lodo sobre la cual la empresa no había informado como era su obligación contractual hacerlo. El argumento de la empresa es que los lodos son biodegradables, inocuos y los acuíferos están totalmente aislados, lo cual resulta dudoso, o si así fuera, no habría necesidad de trasladarlos a vertederos municipales de Tacuarembó y Paysandú, como está previsto que se haga.
Lo real y concreto, es que DINAMA dispuso una multa a la empresa petrolera por tales hechos, con lo cual el tema es preocupante, sobre todo porque dicha empresa está autorizada a realizar trabajos de prospección en otros puntos del territorio de Salto. Tal vez la empresa recurra de la decisión y si así fuere, se verá en definitiva de quien es la razón.
Pero “cuando el río suena agua trae”, por lo cual bueno es alertar al Gobierno Departamental para que haga un seguimiento de este tema. Derecho tiene, y la facultad de gestión y de contralor del suelo salteño, así lo impone.