Domingo 7 de agosto, 2022
  • 8 am

Festejos agresivos

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

147 opiniones

Por Gustavo Varela
Días pasados, el Frente Amplio de Salto conmemoró en el quincho del Barrio Artigas de nuestra ciudad de Salto, los festejos por un aniversario más de su fundación.
En el mismo, hizo uso de la palabra la presidenta de dicha fuerza política local, la Dra. Mónica Cabrera, quien en su característico tono coloquial y mesurado en el tono vertió epítetos muy fuertes y agresivos en su contenido.
La Dra. Cabrera arremetió de entrada queriendo unir el reclamo que vienen llevando a cabo sectores productivos del Uruguay, con una suerte de estrategia de las fuerzas políticas de oposición y más precisamente con el Partido Nacional, negando la posibilidad de que dicha protesta fuera “espontánea” de los llamados“autoconvocados”.
Le erra muy feo la Dra. Cabrera expresando dicho concepto.
El Partido Nacional nada tiene que ver con la organización de dicha protesta. Es más, las tomó de sorpresa inclusive a las propias gremiales del agro, que no se esperaban que un grupo de personas utilizando las nuevas tecnologías, pudieran llevar adelante un movimiento que inclusive fue bastante “desorganizado” en su estrategia como todos lo vieron.
Eso sí. Que apoyemos dichos reclamos, nada tiene nada que ver con que sea organizada por nuestra fuerza política.
Utilizó términos bastante despectivos en su alocución, como cuando expresó que a la bandera Uruguaya la “bastardean”, sacando a relucir en cada convocatoria pues es la bandera de todos.
Creo que no es bueno seguir insistiendo en agrandar la grieta existente entre los Uruguayos, expresando que los “bastardos” están de un lado y los “legítimos” (ya que es el antónimo de bastardo) del otro.
O como cuando expresó para referirse al apellido del intendente de Cerro Largo, el término “Bostana”, uniendo al apellido del intendente el término “bosta”, término conocido que no admite aclaración ninguna.
Y llegó al colmo cuando expresó como que esa rara mezcla de autoconvocados y Partido Nacional, presenta a Leticia D`Aremberg como el modelo de la mujer rural, olvidándose que la Princesa era la primera de las invitadas a los paquetes asados que el Pepe Mujica organizaba en el llamado Quincho de Varela, junto a otros distinguidos invitados. Quizás la Dra. Cabrera no lo recuerda.
Esa estrategia que se denomina “grieta”, para establecer una imaginaria línea de división entre supuestamente los “buenos” por un lado, y los “malos” del otro, es algo al que se viene apelando desde el Frente Amplio, desde hace mucho tiempo, y nada bien le hace al sistema político y a la democracia. Basta con ver los ejemplos de Venezuela, Ecuador, Argentina y tantos otros países, para saber como se termina.
A la Dra. Cabrera, con la cual nos conocemos desde hace muchos años, y con quien nos dispensamos mutuo respeto personal, la exhortamos a confrontar ideas, proyectos, o visiones de país dentro del natural cauce del respeto y la tolerancia y no caer en prácticas foráneas que a nada conducen, o mejor dicho, conducen al odio, al resentimiento y a la intolerancia, prácticas a las cuales no estamos dispuestos a descender.
Ojalá que así sea.