Locales

Secundaria: directores y docentes en alerta ante casos de bullying entre estudiantes

Ser bajo, gordo, morocho u homosexual, no debería ser para nada un factor de calificación de un ser humano, sobre todo cuando debe soportar segregación y malos tratos en su lugar de estudio.

Sin embargo, preocupa y mucho a las autoridades de secundaria, las situaciones de violencia y agresividad que se ha constatado en algunos grupos de primer año de liceo.

Esta complejidad se constata tanto en liceos públicos como en privados, aunque en estos últimos en menor proporción. Primer año suele ser un grado complicado teniendo en cuenta que los niños llegan desde diferentes escuelas y retoman nuevas amistades partir del inicio de una nueva etapa. Empujones, burlas, juegos de manos, malos tratos y agresión verbal, son parte de las situaciones detectadas que ameritan la intervención de los equipos de trabajo de los liceos para detectar y evitar que se de este tipo de violencia.

OBSERVACIONES

En Salto los directores y adscriptos trabajan a nivel de patio y recreos, con el fin de observar situaciones que ameriten intervención. Otras veces son los propios padres quienes denuncian que su hijo es víctima de segregación y de malos tratos por parte de sus compañeros. El problema del bullying propiamente dicho, no solo se remite al liceo como espacio físico para la discriminación y agresividad, sino que los estudiantes continúan este mismo comportamiento con la víctima, aún fuera de clase. En los grupos de watshapp que se conforman hoy, quienes son víctimas de este desplazamiento, también son objeto de burlas en los comentarios del grupo. Esto lleva a que el estudiante que sufre este tipo de humillación, se termine por alejar, deprimir y hasta manifestar en su casa que no desea ir más al liceo.

TALLERES

Algunos centros han decidido la implementación de talleres entre los estudiantes, especialmente de ciclo básico, donde se trabaja la agresividad, la discriminación y la violencia. En otros se ha optado por un trabajo más institucional donde los adscriptos y docentes (sobre todo a nivel de aula), contribuyen a detectar este tipo de situaciones para abordarlas y evitarlas. Según han manifestado algunos padres preocupados por esta realidad, la situaciones de bullying en los liceos es más común de lo que se piensa y muchos adolescentes que manifiestan desinterés por el estudio, pueden estar atravesando un sometimiento o castigo emocional en su propia clase.

PROTOCOLO

Sobre el tema CAMBIO dialogó con el Inspector Regional, Prof. Diego Fernández. Al respecto el inspector dijo que cuando hay denuncias de bullying, hechas por un estudiante o sus padres, las autoridades de las instituciones educativas buscan tomar medidas para que esa situación no siga ocurriendo. Las medidas con que se actúan es convocar a los alumnos que oportunamente han hecho algún tipo de acoso o bullying se reúnen con los alumnos y con sus padre para que planteen la situación y cómo se produce, cada situación puntual es diferente pero siempre las direcciones de los liceos, cuando se presenta algún padre a hablar por ese tema cada dirección toma las medidas que entienda más oportuna.

Compartir

Noticias relacionadas