Jueves 4 de junio, 2020
  • 8 am

9/5/2018

La Comisión Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Uruguaya (CEU) se pronunció sobre el artículo del proyecto de Ley integral de las personas trans, que habilita a los menores de 18 años a cambiar de sexo, incluso sin el consentimiento de sus padres. En tal sentido la Iglesia pregunta: “si no es una actitud propia de los Estados totalitarios sustituir a los padres por un representante estatal en una decisión tan compleja”. Ante la iniciativa legal, la Comisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Uruguaya aclara que “la ciencia y la común experiencia, en oposición a las afirmaciones anteriores, enseñan que el sexo biológico es independiente de toda Ley y de toda convención humana”. La Iglesia indica que el desarrollo “deconstructivo” del proyecto de Ley “llega a proponer que los menores de 18 años puedan solicitar cambiar su registro de nombre y sexo, y que puedan acceder a tratamientos médicos que alteren su normal desarrollo”.

En caso de que los padres no apoyen dicha decisión, se dispone que la Ley “autorice a representantes legales para lograr estos objetivos”.

“Nos preguntamos: ¿es lógico considerar que un niño o un adolescente menor de edad tienen la suficiente madurez, para tomar una decisión de tal magnitud que podría afectar su vida irreversiblemente?”, interroga la CEU. Subrayan que las personas trans “merecen total consideración y ayuda, y que siempre la encontrarán en la Iglesia, no por relativismo cultural sino por su absoluto respeto a cada conciencia libre”.

Diario