Martes 18 de diciembre, 2018
  • 8 am

13-05-2018

La falta de cajeros automáticos es una de las críticas frecuentes al sistema de inclusión financiera. Pues bien, el Banco de la República Oriental del Uruguay decidió comenzar a instalar más y que todos los cajeros automáticos de ahora en más, en sus sucursales, serán del tipo empotrado a la pared y con carga anterior, lo que representará un escollo casi insalvable para que los equipos puedan ser violados utilizando el sistema de explosión con gas, como se ha utilizado ya en 29 ocasiones.
Las últimas instalaciones de los autómatas, tanto para depositar como para retirar dinero, ya no son de carga frontal, lo que representa una mayor seguridad para el efectivo.
Es que al estar colocados detrás de la pared, en caso de querer abrirlos mediante explosión, la brecha se haría hacia la parte trasera del autómata, por lo que no habría acceso a las cajas donde está el dinero y de esta manera se minimizarían los problemas de hurtos. En principio se mantendrían únicamente los autómatas que están dentro de las instituciones bancarias y que tienen acceso solamente en el horario en que el banco está abierto.