Martes 22 de mayo, 2018 | Actualización: 8 am
Rurales

El ejercicio cerrará con empresas “machucadas” y problemas financieros

La situación climática que se arrastró desde mediados de la primavera hasta fines del mes de abril, de déficit hídrico, que ha generado la pérdida de praderas, de condición corporal de animales y en muchos casos ha afectado sensiblemente los entores aquí en el norte del país, por lo cual más allá de haberse registrado precipitaciones importantes en las últimas semanas las consecuencias aún serán importantes en el sector ganadero y por ende en las economías de las empresas.
El Ing. Carlos Molina, director general del Instituto Plan Agropecuario y responsable por el análisis de las carpetas verdes que lleva adelante la institución, dijo a CAMBIO que “a nivel general” es posible esperar menos kilos de producción, algo más de costos, ingresos iguales o inferiores al ejercicio pasado, pero principalmente con empresas “machucadas” que tendrán dificultades en este ejercicio y en los dos próximos principalmente.
El profesional expresó que la menor producción de kilos por hectárea se debe a “ventas anticipadas” por el déficit hídrico, “de animales sin terminar y por terneros más livianos”. Estas ventas además generan problemas a futuro porque en muchos casos se comercializaron “novillos que no iban a vender, vendieron animales solteros que no se tenían que vender”.
El dólar ha sido también una variable negativa en el contexto general del ejercicio, debido a que se ha mantenido en los mismos niveles del ejercicio anterior, mientras que se ha registrado un incremento en los costos en pesos uruguayos. “Tenemos una inflación que anda entre el 6,5% y 7%, salarios e impuestos que han crecido y eso pasado a dólares es más que el año pasado” dijo Molina. El técnico agregó que “los insumos que cotizan en dólares están parecidos al año pasado”.
La variable positiva de este ejercicio han venido siendo los precios de la hacienda, que a diferencia de ejercicios anteriores donde se registraban déficits hídricos, no se han derrumbado y registran valores promedios para el gordo muy similares al ejercicio anterior, “al final veremos cómo termina el ejercicio porque nos queda todavía un mes y medio, pero tenemos muy buenos precios del gordo con valores un 15 o 20% más que igual momento del año anterior y además sigue el precio de la reposición entonado con buenos valores” señaló.
A pesar de los buenos valores, Molina explicó que es “difícil de cuantificar a nivel general como los productores pudieron capturar esos precios, porque aquel que vendió antes porque no podía tener sus animales por el déficit hídrico hoy no los tiene gordos y no puede capturar esos precios. Entonces depende mucho de cómo lo afecto la crisis a ese productor para ver cuantos pueden capturar los muy buenos precios que hay comparados con el año anterior en dólares corrientes que tenemos en este ejercicio”.
El Ing. Carlos Molina definió este ejercicio como “complicado” tanto desde el punto de vista climático como productivo, pero principalmente señaló que se visualizan empresas “con dificultades financieras. Dificultades para asumir los presupuestos, para pagar las cuentas, algo que ya se habían visto el año anterior y obviamente que si no hay una situación climática que acompaña, se ve agravado notoriamente”.
Más allá de lo diverso y heterogéneo que pueden ser los resultados de las empresas ganaderas este año, Molina dijo que es “probable esperar” que sea un ejercicio “con ingresos iguales o inferiores a los del año anterior, que ya habían sido inferiores a los del año previo sobre todo para esta zona del norte.
Un año con problemas, con empresas machucadas, con empresas que habrá que ver en qué grado de daño sale de este ejercicio y cuanto les sigue pegando en el otro y el siguiente este déficit hídrico”.

Compartir

Noticias relacionadas