Lunes 9 de diciembre, 2019
  • 8 am

Atención plena…una alternativa

Adriana López Pedrozo
Por

Adriana López Pedrozo

41 opiniones

Por Adriana López Pedrozo
En un momento donde pareciera que la educación de nuestro país está en medio de un tsunami con pocas voluntades gestoras para encontrar y aplicar soluciones, hemos leído algunos conceptos que creemos podrían, por lo menos, ayudar a crear ambientes calmos.
Sabemos que los meses de junio y julio son los de mayor demanda de licencias médicas por estrés laboral en educación.
Y no es para seguir de vacaciones, sino porque realmente el contexto y las situaciones sin soluciones, más un salario insostenible para una cubrir una canasta básica, producen tales estados.
En 1978 el médico Jon Kabat-Zinn, de la Universidad de Massachusetts, comenzó a utilizar Mindfulness con pacientes que sufrían estrés crónico.
Desde entonces el Mindfulness se aplica en distintos ámbitos, como pueden ser el clínico, laboral o educativo. Atención Plena o Mindfulness, más que un conjunto de técnicas para estar en el momento presente, es una actitud ante la vida.
¿Pero cuáles serían los beneficios para el ámbito educativo?
Se trata de un estilo de afrontamiento que impulsa las fortalezas personales y dentro del aula aporta beneficios, tanto para los alumnos como para los profesores, además de crear un ambiente propicio para el aprendizaje.
La enseñanza con Mindfulness fomenta la comunidad pedagógica en la que los alumnos florecen en lo académico, lo emocional y lo social, y en la que los profesores aprovechan al máximo el clima que se crea dentro de este entorno educativo.
Los estudios científicos demuestran que los practicantes habituales de Atención Plena tienen más densidad neuronal, mayor bienestar, son más eficientes en su trabajo y son menos propensos a sufrir depresión o ansiedad
En España son varias las autonomías que están participando en el desarrollo de esta práctica. El Gobierno de Canarias implantó por primera vez una asignatura obligatoria que recibe el nombre de Educación Emocional, y que incluye la Atención Plena como parte de su temario.
Ser maestro no siempre es tarea fácil, y la gran exigencia que conlleva ser profesor puede provocar estrés crónico, fatiga emocional y problemas de relación con el alumnado.
El Mindfulness ha demostrado su eficacia en estas situaciones.
Por ejemplo, reduciendo el estrés docente, las bajas por enfermedad médica, la depresión, la ansiedad o el Burnout.
Esto, a su vez, tiene repercusión en su desempeño y su relación con sus estudiantes, lo que provoca un entorno educativo óptimo para el aprendizaje.
Algunos de los beneficios que aporta el Mindfulness a los profesores son los siguientes:
Mejora el enfoque atencional y la consciencia
Aumenta la receptividad ante las necesidades de los alumnos.
Apoya la gestión y la reducción del estrés
Favorece la buena salud de las relaciones personales en el trabajo
¿Y qué aporta a los alumnos?
Un metaanálisis llevado a cabo en 2011 por Joseph Durlak, y en el que participaron 270.000 alumnos de todas las etapas académicas, concluyó que aquellos estudiantes que habían realizado programas de educación socioemocional también obtuvieron una mejora en sus resultados académicos respecto a los que no recibieron esa formación.
Además de mejorar el autoconcepto, reducir la agresividad y aumentar la creatividad.
Quizás destinar recursos humanos a estas estrategias, podrían aportar un incentivo al contingente dedicado a educar. Quizás gestores docentes en aquellos cargos que deben realizar la toma de decisiones, considerarían que docentes y alumnos son seres bio psico afectivo sociales.
Quizás lo obvio de ministros pertenecientes a la profesión de la cual están a cargo de sus ministerios…permitiría un saber más profundo y objetivo de la situación.
No hemos visto maestros o profesores en cargos de esta envergadura en las dimensiones: agricultura y pesca, salud, etc. Pero sí padecemos médicos en Ministerios de Educación y cultura. No juzgamos sus acciones. Sí su falta de conocimiento de la educación, tanto en lo capitalino como en el Uruguay profundo.
Cambios y no permanencias.
Obviedades y concursos.
Sentido común.
Zapatero a tus zapatos.