Martes 18 de diciembre, 2018
  • 8 am

Subdesarrollo salteño II

Rodrigo Goñi
Por

Rodrigo Goñi

183 opiniones

Por Rodrigo Goñi
Hace un año, escribía sobre el subdesarrollo salteño que había sido detectado por la Universidad de la República, que nos ubicaba dentro de los departamentos con más bajo desarrollo.
Hoy, el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) nos dice que salta a la vista que el país está dividido entre los ubicados al norte del Río Negro y los que están al sur. El objetivo del indicador es reflejar el nivel de desarrollo de cada departamento. Por ello, comprende no solo la modernización de la estructura económica y la satisfacción de las necesidades materiales, sino que también abarca cuestiones como la seguridad, las instituciones, inclusión y educación.
El análisis está efectuado para los años 2007-2015, y muestra una tendencia que indica que los de peor desempeño están en el norte (más particularmente en el noroeste del país) y los de mayor desarrollo al sur (dentro de estos los de la zona suroeste muestran un mejor desempeño).
Salto ocupó el noveno lugar en 2007, y se desplomó al décimo quinto lugar en el 2015.
Antes la Universidad de la República y ahora una organización dedicada al estudio de los temas económicos, con más de cuatro décadas de funcionamiento, nos están mostrando que mientras algunos departamentos se desarrollan, otros no lo hacemos y además desandamos camino.
Decíamos hace un año atrás. “alcanza ver la situación de nuestros barrios más populares, la forma de vida de vastos sectores salteños para comprender que es la hora de la acción decidida, conjunta y que el tiempo perdido solo provocará más retraso social.
No haberlo hecho en la última década implicó que hayamos caído de la situación que teníamos, y lo que es peor, de esto no se habla siquiera por parte de quienes gobiernan.
El Frente Amplio con la Intendencia, el Partido Colorado con la Junta Departamental y la representación en Diputados y Senadores, están focalizados en la disputa político electoral, con recriminaciones mutuas por la sucesivas administraciones, sin reparar que ambos son y fueron, partícipes de gobiernos que solo han contribuido al deterioro de grandes sectores sociales del departamento.
La tarea debe enfocarse en la mejora de la estructura productiva, con mayor inversión y generación de empleo, defendiendo el fruto del trabajo salteño, generando condiciones para que nuestra producción, que es la que genera las divisas necesarias para la vida salteña, se desarrolle y prospere, saliendo del rezago al que las brutales transferencias de precios que la economía nacional nos impone, condenándonos a la mera sobre vivencia.”