Martes 10 de diciembre, 2019
  • 8 am

Final abierto

Adriana López Pedrozo
Por

Adriana López Pedrozo

41 opiniones
Diario

Mtra. Adriana López Pedrozo.
Continuando con la búsqueda de estas actividades, encontramos y transcribimos la siguiente experiencia realizada en 1959 en Campo de Todos, narrada en el marco del Proyecto de recuperación de la memoria de las instituciones educativas del Uruguay, auspiciado por el Consejo de Formación en Educación de la ANEP.(2013).
“Salto, lunes 26 de octubre de 1959.
El Jefe Coordinador de esta misión Juan Villar, visitó antes de ir los integrantes de la misma, el lugar donde había de instalarse para la nueva experiencia, de los futuros maestros y técnicos, con el fin de ver que era lo necesario e imprescindible para poder realizar un mejor trabajo.
Luego de observar las necesidades inmediatas de los pobladores, el maestro Villar, dispuso que se constituyeran 8 equipos a saber:
Higiene y Puericultura, integrada por un médico, el doctor Menoni, por un dentista, el señor Pamparato, con sus respectivas ayudantías, que han colaborado en forma muy eficiente.
Agronomía, que entendió todo lo relacionado a las huertas y problemas que fueron presentados por los vecinos.
Estadística, que efectuó todo lo relativo a censos, en todos sus aspectos y cuyos resultados serán dados a conocer una vez que se hagan los cómputos generales.
Expresión y Recreación infantil el que realizó todo lo concerniente a contribuir a la alegría y expresión.
Labores del hogar, equipo éste que trabajó mucho más completo que el pasado año y que posteriormente nos ocuparemos de la labor desarrollada.
Taller y mejoras del local escolar, integrado por señoritas y jóvenes que también tuvieron destacada actuación, dejando el local escolar en condiciones completamente renovada, Biblioteca y Actos Públicos. Equipo de Cocina que fue uno de los que debió trabajar más, ya que nunca había hora para comer, dado el trabajo de los «misioneros» y de la cantidad de niños que se alimentan con la comida de la misión.
Los consultorios del médico y el dentista, los que tuvieron que examinar la mayor cantidad de habitantes de Campo de Todos.
El médico, procedió a la revisación de todas las personas que concurrieron, recetando remedios y entregando algunos que habían sido llevados por la Misión.
El dentista por su parte, revisó totalmente la población escolar de la Escuela nº. 80 procediendo a la extracción de dientes y curación en otros casos.
También este atendió a las personas que así lo solicitaron.
Los consultorios mencionados formados por el médico, dentista, nurse y colaboración de estudiantes magisteriales, realizó una obra de gran sentido humanitario, trabajando sin horas determinadas, sino que en cualquier momento que llegaban las personas, de inmediato se evacuaba la consulta.
En nuestra visita a la misión, pudimos apreciar que vecinos del lugar que venían para ser examinados por sentir dolencia a los pocos minutos de haber llegado, ya se encontraban en algunos casos con los remedios o caso contrario con la receta para lograr el antibiótico requerido por la enfermedad.
Cientos de vacunas fueron practicadas, en diversos tipos, cientos de remedios fueron entregados a los vecinos, pudiendo de esta manera, aliviar la situación de personas, especialmente ancianas, que estaban sufriendo o enfermos y que desconocían que están siendo atacados por algún mal.
Indudablemente que hablar de la labor desarrollada por los 8 equipos que formaron los «misioneros» resulta muy fácil, dado que todos sin excepción, trabajaron en forma ecuánime, sin desmayar hasta terminar su tarea el día domingo último, que fue cuando regresaron a nuestra ciudad.”
Sin palabras.
Y con el orgullo de reconocer que la educación lideraba sin discriminación, con dedicación y calidez, con equipos multidisciplinarios, intentando disminuir la distancia entre medios urbano y rural, defendiendo nuestros más primarios valores.