Lunes 9 de diciembre, 2019
  • 8 am

Final abierto

Adriana López Pedrozo
Por

Adriana López Pedrozo

41 opiniones

Mtra. Adriana
López Pedrozo
Nos preguntamos: ante la dimensión de los efectos positivos que producían las misiones, que sucedió que no hubo una continuación de las mismas?
Hemos leído algunas reflexiones acerca de la crisis de las mismas,en las palabras del Dr. Canteras:
“las misiones han dejado de pertenecer a la iniciativa privada de las juventudes estudiantiles, para convertirse en actividad dirigida por una reglamentación oficial: se han oficializado. Y la ley establece que en todos los departamentos debe existir un centro y una comisión oficial dirigida por la Inspección Departamental de Enseñanza Primaria.
Se montó así todo el organismo misionero, se puso en marcha en todo el país un plan oficial de misiones y el resultado fue que dos años más tarde no quedaba en el país una misión en pie.”(1965).
Este pionero identifica “ la burocratización, con la oficialización y presupuestación correspondiente , con los siguientes intereses creados en el campo del dinero, como una de las causas de la crisis.
También agrega que “una misión es un movimiento que predica una vida mejor en aquellos lugares de gran atraso social, económico y cultural.”
Culminando que, “ en general, en la vida de la misión , con todo su lirismo, sacrificio y desinterés, es dónde comienzan a formarse los trabajadores sociales y no en los anfiteatros , a través de cursos de capacitación teórica, donde por el contrario quizás comience a frustrárseles.”
Sin embargo hoy, el Consejo de Educación Inicial y Primaria conmemora “el 70° aniversario de las Misiones Socio Pedagógicas en Uruguay, con la participación especial del maestro Miguel Soler, quien en su calidad de ex misionero clausuró dicha jornada con las siguientes palabras:
Pensando en los 22.000 estudiantes que hoy se preparan para ejercer la docencia preuniversitaria del futuro, “su formación ha de incluir su comprensión de la problemática social, su sensibilización ante sus manifestaciones más amenazantes y una capacitación teórico práctica, que los lleve a actuar, en lo escolar y en lo extraescolar, en su vida personal y en su trabajo profesional, como agentes de cambio”.
En ese trabajo desafiante –finalizó Soler– han de participar los jóvenes y sobre todo los estudiantes. Será la suya ya no una misión reparadora, como las de hace setenta años, sino la misión creadora de nuevos valores que sustenten el mundo al que tienen el derecho y el deber de aspirar”.
Qué se conmemoró?
Qué intereses jugaron y juegan para que algo que pareciera fuera tan importante, no haya tenido una continuación en el tiempo?
Se conmemoran actividades que no dieron resultados?
Nuestro país, ya no necesita de voluntarios, misioneros o Ministerios de desarrollo social que atiendan las necesidades de la vida rural?
O ya están solucionados todos los problema del Uruguay profundo?
En un lugar donde se realizaron las primeras misiones, Centurión, ejemplo de Uruguay profundo, se lo describe como un lugar separado, marginado, con pocos servicios.
Las personas se van.
En este pueblo la luz y el celular llegaron hace dos años, y hacer 60 kms.puede demorar una hora y media.(2016).
Quizás por algunas de estas causas es que serían necesarios otros movimientos, se llamen como se llamen, misiones, voluntariados, presupuestos dignos, que cubran las necesidades básicas de personas que, aunque vivan en el campo, también son orientales.
Que Instituciones gestionan que, en complementación o coordinación con quien para una mejora en la calidad de vida?
¿Quien supervisa esto?
¿Importa?
Un final abierto.