Miércoles 19 de diciembre, 2018
  • 8 am

Reportan avistamiento de dos ejemplares de Aguará Guazú, una especie en vías de extinción

Un lector y su hijo transitan seguido por el interior del departamento, y en esta ocasión volvían de la zona de Tala de Itapebí. Al llegar a las cercanías del puente sobre el arroyo Itapebí Grande, -próximo a la colonia El Charrúa-, vieron en el camino a dos animales extraños, nunca visto por ellos. Tenían forma de perro pero bastante más grande que un can grande, patas traseras más largas que las delanteras y muy anguladas, orejas paradas más bien cortas y pelaje marrón oscuro. Detuvieron la marcha para fotografiarlos, pero fue imposible, inmediatamente se metieron en el monte natural que rodea el arroyo. ¿Qué animales eran? Según quien nos aportó el dato, cuando llegó a su casa googleó imágenes de especies autóctonas y encontró una que concuerda perfectamente con lo que vieron. Se trataría de una pareja de Aguará Guazú, especie que se cree esta en vías de extinción.
DE HÁBITOS NOCTURNOS
Según pudimos saber el Aguará Guazú se cree extinguido en el Uruguay. Es el cánido más grande que existe, consta de una altura de 80 centímetros, y tiene un peso aproximado de 30 a 35 kilos.
Sin embargo puede haber ejemplares que pesen por encima de 50 kilos. Se desenvuelve en los bañados, entre los pastizales, por lo cual tiene patas largas y se mueve con rapidez. Realiza alaridos entre agudos y graves sobre todo muy fuertes, capaces de espantar a cualquier animal. A pesar de su tamaño es tímido, arisco e inofensivo para el hombre. No se han registrado ataques a ningún ganado, y no genera conflicto con las actividades del hombre. Sus hábitos son totalmente nocturnos y se alimenta de pequeños mamíferos, pequeños roedores, insectos y frutas.
Según la guía de campo Mamíferos de Uruguay, existen registros confirmados de ejemplares de Aguará Guazú en los departamentos de Río Negro (1991), Rocha (2000, 2002) y Cerro Largo (2006), y menciones a ser confirmadas en Artigas, Salto, Rivera, Paysandú, Treinta y Tres, Lavalleja y Maldonado. Se cree que los hábitos nocturnos del también llamado logo guará y las grandes extensiones en las que se mueven (precisan de 16 kilómetros cuadrados por pareja), sumado a su carácter elusivo, lo vuelven un animal tan poco visto como conocido.