Viernes 16 de noviembre, 2018 | Actualización: 8 am |
Columnistas

El país que se viene

Por Gustavo Varela

Por Gustavo Varela
El Uruguay, como así también toda la región, ha transcurrido y está transcurriendo por momentos de tensiones políticas como consecuencia de una doctrina que los gobiernos imperantes de estos últimos años han llevado adelante.
La denominada “GRIETA” política, o sea, la que divide las sociedades entre “buenos” y “malos”, “inclusivos” o “reaccionarios” y tantas otras denominaciones que se han puesto de boga en éstos últimos años, han llevado a que nuestros países vieran pasar los momentos de bonanza por los que transcurrieron sin dejar resultados positivos para la sociedad, pues fueron utilizados únicamente para eternizarse en el poder, sin mirar a la gente que está entre medio de esas maneras de pensar.
O sea, las sociedades fueron perdiendo oportunidades de obtener respuestas a diferentes problemáticas, (desarrollo, educación, seguridad, trabajo, salud etc), por la falta de voluntad de los diferentes actores políticos de dialogar, de escuchar al otro, en definitiva, de intentar lograr consensos en áreas donde se pueden lograr, aunque sea para avanzar de a poco.
Esto viene a relación con el proyecto aprobado éste martes pasado por unanimidad en la Cámara de Senadores, donde se habilita al Ejército, a realizar tareas de apoyo y vigilancia en las zonas fronterizas dentro de un área de 20 kilómetros desde la misma, proyecto que no difiere en nada, con la propuesta llevada adelante por Jorge Larrañaga, denominada “Vivir sin Miedo”, y que desde la izquierda se ataca duramente por proponer utilizar a efectivos del Ejército que previamente recibirán instrucción policial para defender a los ciudadanos de la creciente ola delictiva que asola el País.
O sea, para el Frente Amplio es bueno que el Ejército actúe por ejemplo en Artigas, deteniendo a personas ante un delito flagrante, pero es una actitud “reaccionaria” si esas mismas tareas son llevadas a cabo por efectivos del Ejército en Durazno o Tacuarembó.
El mundo al revés.
Como la propuesta que lleva adelante Larrañaga proviene de la oposición, el FA se opone rotundamente, pero si el gobierno precisa que esas mismas tareas sean llevadas a cabo en la frontera porque no tiene efectivos para custodiarlas, es bueno.
Cuanto tiempo se viene perdiendo por el prurito de no tratar iniciativas que provienen del otro lado de la “grieta”, dejando de rehenes a los ciudadanos de todos los sectores ideológicos que mediante su firma nos vienen expresando que están de acuerdo en plebiscitar dichas iniciativas.
Ese es el país que no queremos que continúe.
Ese es el país que pretendemos transformar.
Un país de diálogo y no mudo, de negociaciones y no de negociados, un país en el que quepamos todos y no unos de unos pocos lugares reservados para “amigos”.
Por eso creemos en Jorge Larrañaga, pues es el único que mira al Uruguay en su integralidad, el único que ha intentado el diálogo con todos, el único que ha propuesto soluciones que se pueden o no compartir, pero que están arriba de la mesa, en definitiva el único que le ha propuesto a la gente que sea ella misma la que decida las propuestas, y no que acate lo que algunos iluminados le ordenen. Ese País está cerca.
Depende de la decisión de la gente.

Compartir

Noticias relacionadas