Martes 18 de diciembre, 2018
  • 8 am

La dudosa tasa de desempleo en Salto

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

76 opiniones

 

Por el Dr. Fulvio Gutiérrez

Siempre hemos tenido la duda sobre la veracidad de la tasa de desempleo que se nos dice existe en el país o en algún lugar del país, en determinado momento. En primer lugar, porque no encontramos dos informes que sean iguales; y en segundo lugar porque no teníamos con claridad, cuáles eran los criterios básicos para determinar la tasa de desempleo. Más aún cuando, conociendo algunos de esos criterios, nos parece que son totalmente absurdos, para lo que el sentido común y la realidad cotidiana nos indicaría como que una persona está ocupada o tiene trabajo.

Recientemente, el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, dijo que la desocupación en Salto era mayor a un 20%. Nos pareció poco seria la expresión de Novick, porque era imprecisa (cuánto mayor a un 20%), pero además sin ninguna explicación que pudiera darle un fundamento al referido porcentaje. Sin embargo los dichos de Novick tuvieron su efecto, pues inmediatamente se comenzó a hablar de la tasa de desempleo en Salto.

Por ejemplo, el Coordinador General del PIT-CNT en Salto, Miguel Fiordelmondo, estimó que la desocupación en nuestro departamento trepaba al 17%, aunque tampoco dio explicaciones en cuanto al fundamento que lo llevó a semejante afirmación. No obstante, ya tenemos dos opiniones diferentes sobre un tema tan delicado.

Pero como quien no quiere la cosa, surge la opinión del Ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro, quien estando en Salto, afirmó que hay 58.000 personas trabajando y 6.500 desocupadas (no indicó porcentaje), y agregó una lamentable opinión personal: “lo que no es tan grave”. Tampoco el Ministro dijo cuales eran los criterios del Gobierno (que obviamente él representaba por su condición de tal en ese momento) para determinar esos números. Finalmente leímos la opinión de la Diputada Manuela Mutti, quien afirmó que la tasa de desempleo en el departamento se ubica entre el 12% y el 14%, sin que tampoco se indicara el por qué de tal afirmación. Ya tenemos cuatro opiniones diferentes.

Todo muy poco serio, pero sobre todo –reitero- sin aclararse cuáles son las bases de los porcentajes de desocupación que se indica.

Y aquí viene el otro gran problema. Los porcentajes de desocupación laboral en nuestro país, los elabora el Instituto Nacional de Estadísticas en base a una reiterada encuesta de hogares. El último que elaboró –y que tiene el valor de una información oficial- es del año 2017 fijándose en el 9.9%. Ahora bien; ¿cuáles son los criterios para la elaboración del porcentaje de desempleo? Veamos.

1)Se tiene en cuenta a las personas mayores a 14 años, y hasta 60 años. Estas edades son arbitrarias, porque no creemos que haya muchos niños (porque a esa edad son niños o casi jóvenes) que trabajen, así como a los 60 años hay muchas personas que no se jubilan y siguen trabajando; o se jubilan pero igual siguen trabajando.

2)Al entrevistado (entre las edades indicadas) se le pregunta si durante la semana anterior trabajó por lo menos una hora. ¡Si responde que sí, ya se lo considera ocupado!. Algo totalmente absurdo, porque nadie puede considerarse que trabaja por el hecho de que lo haga una hora por semana. Pero si responde que no, no se lo considera desocupado, salvo que –además- aclare que estuvo buscando trabajo y no lo consiguió. ¡Insólito! El lector podrá pensar –como lo pensamos nosotros- que de cualquier manera, hay que establecer un tiempo de trabajo semanal. Sí, pero no una hora. No se puede considerar “ocupado” a quien trabaja una hora semanal. El sentido común lo indica. Estos criterios no ajustados a la realidad, cambian los porcentajes. Arreglan las estadísticas, pero no se ajustan a la realidad. Entonces, los porcentajes son mentirosos.

El Instituto Costa Duarte, que asesora a la Junta Nacional de Empleo, realizó un interesante informe sobre el ”Mercado de Trabajo y Políticas de Empleo”. Allí señala que una cosa es la Población en Edad de Trabajar (PET) compuesta por todos los habitantes de 14 años y más edad; y la Población Económicamente Activa (PEA), que es una parte del PET y que está formada por las personas de 14 años de edad o más que tienen trabajo o están buscando uno. Si dividimos una sobre la otra, nos da un índice, que multiplicado por cien, nos da el porcentaje de la tasa de desocupación.

Para las estadísticas podrá ser algo aceptable, pero sin duda alguna que semejante operación aritmética, jamás se va a ajustar a la realidad (ni siquiera se acercará), porque los criterios en que se basan –como ya lo señalamos- son irreales.

En definitiva, no sabemos a ciencia cierta (o por lo menos con un nivel aceptable de acercamiento a la realidad) cual es la tasa de desempleo en el departamento de Salto, en cualquier departamento, ciudad, pueblo o villa, ni en el país entero.

Los datos que se han dado –a nuestro juicio- no son ciertos. El tema es demasiado importante como para que se lo considere con la liviandad que se lo está considerando. Nos parece que quienes indican porcentajes, deberían primero, conocer y explicar los criterios que tienen en cuenta (y cambiarlos por algo más real y concreto), porque de lo contrario, están engañando a la gente y expresando cifras que siembran más dudas que certezas. Y esto es, por lo menos, muy poco serio.