Viernes 16 de noviembre, 2018 | Actualización: 8 am |
Columnistas

La Caaba

Por Enrique Cesio

Por los caminos De la Historia del Uruguay y el Mundo
Por Enrique Cesio

La Caaba

Todas las religiones tienen sitios sagrados, lugares de peregrinación, monumentos simbólicos. Para el islamismo, la Piedra Negra de la Caaba, inserta en el medio del patio de la Gran Mezquita de La Meca, es el centro de peregrinación, cuya importancia se pone de relieve al saber, que todos los musulmanes, tienen entre sus cinco obligaciones principales, el de peregrinar, por lo menos una vez en su vida a ese lugar.
La Meca está ubicada en la península arábiga a mitad de camino entre el norte y el sur, sobre el Golfo. La existencia del edificio es anterior a Mahoma y sirvió de albergue a unos 360 ídolos. En el siglo VII Mahoma con diez mil hombres, conquistó La Meca, asumió la expulsión de los ídolos y dejó solamente la Piedra Negra.
Los islamitas atribuyen el origen de la Piedra Negra a una entrega del Arcángel Gabriel a Abraham, quien con su hijo Ismael, habrían construido el edificio. Es un cubo de unos 15 metros de altura, de piedras grises y azuladas, recubierto de un gran lienzo negro y en una de cuyas esquinas se encuentra la propia Piedra. Alrededor de La Caaba se edificaron Mezquitas y una principal de forma cuadricular, llena de pasajes y arcos, con capacidad para unas 35.000 personas. Las peregrinaciones son cada vez más multitudinarias, se habla de millones de peregrinos en las fechas sagradas. La Caaba tiene una sola entrada y el recinto es austero y misterioso. Dicen que los fieles intentan al pasar cerca de la misma, darle los siete besos, que según la tradición ofrecen la salvación. La Piedra Negra fue rota, por lo cual está ahora unida por clavos de plata y una faja a todo su alrededor del mismo material. También fue robada por una tribu disidente durante varias décadas.
Cabe anotar que en dirección a la Meca, es la posición que al rezar cinco veces al día, deben colocarse arrodillados los musulmanes, cualquiera sea el lugar del mundo donde estén. También se consigna que es un lugar de peregrinación y no de adoración, pues los del islam solamente adoran a Alá y a su profeta Mahoma.

Compartir

Noticias relacionadas