Miércoles 14 de noviembre, 2018 | Actualización: 8 am |
Comunicados

Por los caminos De la Historia del Uruguay y el Mundo

Por Enrique Cesio

Indígenas del Uruguay

Hay coincidencia en que el último lugar de América poblado por seres humanos fueron estas tierras orientales. La unidad de pensamiento se divide rápidamente sobre cuáles fueron las principales y primigenias tribus y cómo y dónde se desarrollaron. Desde aquellos viejos libros de HD hasta la actualidad, han variado mucho los conocimientos y las conclusiones. Como ejemplo vale señalar las discrepancias sobre el momento de la población, ya que algunos investigadores afirman se produjo a los 1.500 años a. c. y otros ya los extienden a por lo menos 10.000. La Crónica del Uruguay (Reyes Abadie y Vázquez Romero) insiste en ubicarlos en medio de un afluente regional de los cuales destacan cuatro agrupaciones Calchaquíes al noroeste argentino, los comechingones en las zonas centrales, los chanáes en el Chaco, los pampas en La Pampa y los querandíes en las franjas litorales de la cuenca del Plata. De esos grupos globales, derivan un sector en la Banda Oriental que agruparía a charrúas guanahes y bohanes; otra con los chanáes-timbúes y una tercera con los guaraníes o tupí guaraníes. También señalan, como eso se produjo en tres ingresos que serían, los recolectores cazadores del catalanense, luego los plantadores primitivos del cuareinmense y finalmente los cazadores especializados.
Existe un fascículo de la Fundación Paul Rivet, debido a cinco tesis del salteño Juan Ignacio Muñoa (1925-1960) publicado postmortem con comentarios de Daniel Vidart; en el cual se señalan cinco oleadas de pueblos múltiples. Muy sintéticamente ellos serían: los sambaquianos, los bugres (guayanaes y ubirayaras, de lengua caingang, los formadores de túmulos (chanáes y chanáes-timbúes), los guenoas, minuanos bohanes: y luego los charrúas; siendo la quinta oleada la de los tupí guaraníes, provenientes sobre todo de las Misiones jesuíticas disueltas por España.
Los restos de estas etnias son pocos, no alcanzan los niveles de las grandes civilizaciones americanas como mayas, aztecas, toltecas e incas. Su organización es primitiva y su religión se acerca a las de menor desarrollo, probablemente politeístas. Fuera de trabajos en piedra, entre los cuales el zoolito de Mercedes y algunos otros de la zona del Polonio se destacan, pocos elementos favorecen el conocimiento de nuestros antepasados.

Compartir

Noticias relacionadas