Miércoles 19 de diciembre, 2018
  • 8 am

Carlomagno

Enrique Cesio
Por

Enrique Cesio

77 opiniones

Por los caminos De la Historia del Uruguay y el Mundo
Por Enrique Cesio

Rey de los merovingios, nacido posiblemente en 742 d.c., hijo de Pipino, El Breve, compartió la monarquía con su hermano Carlomán, hasta la muerte de éste. Esto ocurre en el 768 y desde ese momento deja de ser en realidad Carlos I, para ser llamado por su nombre habitual (Carlos, el Grande). Disponía de una fuerte apariencia física, vestía a la moda de su pueblo, tenía rígidas costumbres y formalizó toda su vida en base a la restauración del Imperio Romano, para lo cual formó firme alianza con el papado.
Aunque se decía que la capital estaba donde estaba el Emperador (coronado por el Papa en el 800) en realidad su ciudad natal Aquisgrán-hoy Aachen- en territorio alemán, fue la sede real de su poder. Allí estuvo su palacio, destruido casi totalmente y el mayor símbolo de su mandato: la Catedral, que se conserva con dos elementos significativos: el trono desde el cual dominaba todo el templo y el túmulo, donde yacen sus restos. Entrar a esa iglesia, impone cierto sentido de la grandeza.
Una de las facetas de Carlomagno fue la constante acción militar. Dominó a todos los reinos francos, se expandió hacia Italia, Alemania, y hacia el este hasta Serbia No logró penetrar en Iberia, pero dejó una marca germana.
Por esto se lo considera de alguna forma” el fundador de la idea de una sola Europa”, recogida ahora en la Unión Europea. También porque no solamente fue un conquistador militar, sino por sus artes de gobierno.
Dividió el territorio en condados, salvo en las fronteras donde existían marcas, de carácter militar. Una innovación fue la creación de los “missi dominici”, enviados, inspectores que recorrían todo el territorio como delegados del Emperador. Eran el control de las autonomías, que tanto se sigue reclamando en todos los gobiernos del mundo. Se los consideró “los ojos y oídos del rey”. Entre sus innovaciones figura el cambio de la moneda de oro, por otras especies; adelanto de lo que serían las variables de la moneda a través de los tiempos, dictó normas estrictas contra la usura y promovió la cultura y la educación en todas sus formas.