Martes 18 de diciembre, 2018
  • 8 am

Mujer

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

270 opiniones

Por el Dr. Néstor Albisu
No creas que entré en la ridícula moda de lo “políticamente correcto”. Me comentaba un dirigente de ”Comité de Base”, las instrucciones que llegaron (no sabía de donde), con consejos para afianzar y ganar adeptos electorales. Como todo lo descrito allí había sido conseguido en nuestro país antes que la mayoría de otros países, optaron por darle otra denominación.
Así surgió la inclusión, la igualdad de géneros, el ridículo todos y todas, tercerización, etc. Eran cosas ya obtenidas pero al cambiarle el nombre pretendían que pasaran a ser logros ¡progresistas!. Cosa que ya habían hecho con el termino compañero,que usó Aparicio a fines del 800 para diferenciarse de los políticos metropolitanos. Y otros afanos que la Justicia ya condenó aunque los progresistas pongan cara de….yo no fui.
Te divago sobre hechos que en parte fui testigo, con la mujer del 1900 a hoy.
Entonces era preparada como ama de casa, buena esposa y madre ¿Estudiaban? Si, costura, bordado, cocina, piano, etc. Preferentemente que no salieran de la casa.
A los 18 años, sin novio a la vista (antes prohibido), la futura señora cosía, bordaba y guardaba.¿Que cosas? Carpetitas, toallas, sábanas, etc. El infaltable ajuar nupcial, anagrama con una inicial (faltaba la del futuro marido).
Todo se guardaba en un arcón o armario con maderas perfumadas( Myrurgia o de Oriente).
La máquina de escribir y las academias, amplió el horizonte femenino. Surgieron las secretarias, las grandes oficinas de distinta actividad, dándole otro derrotero a sus rutinarias vidas.
La crisis del 29 marcó la necesidad que la mujer contribuyera con sus ingresos al presupuesto familiar. El Instituto Magisterial, marcó otra transitada senda. Sin salir de Salto podían cursar una carrera. Época en que los sueldos de los maestros serían importantes. El que se casaba con una maestra se lo motejaba : “LAS 3 M” (marido-maestra-mantenido).
Pero además, ¿se imaginan las chicas que en aquella época se animaron a salir de su ciudad y cursar una carrera Universitaria? Aunque nos comprenden las generales de la Ley, tributamos nuestra admiración a la tía Matilde Albisu, la querida Totota.
En 1924 fue a Montevideo ingresando a la Facultad de Medicina. De allí egresó en 1929 con el título de Médica. Así fue la primera mujer medica salteña y la segunda del Uruguay. Por un momento trasladate a aquella época. No solo salir de su casa, ir a la capital y seguir una carrera donde se estudiaban y disecaban cuerpos de ambos sexos.
Cuando se recibió la primera y única Radio comercial de Salto y el interior oriental, Brodcasting Boulevard (hoy Tabaré), interrumpía su trasmisión para anunciar a que hora arribaría a Salto la nueva profesional. Esto motivó que la calle Osimani (casi Agraciada donde vivía su familia), se viera atestada de gente y carricoches. Todo Salto manifestaba su alegría por el logro alcanzado.
Un reconocimiento a Matilde y a la amplitud de criterio de los abuelos Anastasio y Celestina apoyando esa increíble aventura para la época.
Y vos mujer, a pesar de todo, te abriste paso y triunfaste. No creas en quienes mienten diciéndote ser dueños de tu triunfo. En todo caso preguntale porque no aplican esos principios de género, igualdad, tolerancia, etc, en los pocos países que aún soportan su ideología. Porque en la mayoría de ellos con su partido único, tienen a la mujer en segundo plano. En alguno de esos países la mujer debe marchar dos pasos detrás del hombre, no integra ningún comité de dirección y en algunos aún no las dejan votar autoridades y ni siquiera manejar automóvil.
Allá por 1950 había una publicidad de las Academias Pitman que decía: ”UN LARGO CAMINO ….HAS RECORRIDO MUCHACHA”. SI, LARGO Y PROFICUO. Porque a la sagrada y natural tarea de ser madre, te sobraron agallas y amor para acompañarnos en la incomparable y hermosa aventura de VIVIR.