Martes 18 de diciembre, 2018
  • 8 am

Vendedores de ilusiones

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

22 opiniones

Por el
Esc. Gustavo Varela
Esta semana se acaba de inaugurar en la capital del País, una obra descomunal por su porte y por su significado económico, como lo es el denominado “ANTEL ARENA”, un estadio que fue levantado en el predio donde estaba el viejo Cilindro Municipal, para poder llevar a cabo, fundamentalmente, eventos deportivos y musicales.
Su costo, U$S.82.000.000, sí, así como lo lee, una descomunal cifra que todos los uruguayos deben pagar, en un momento que, dadas las virulencias económicas por las que estamos atravesando, da la impresión que no es de prioridad llevarla a cabo.
Pero, además, está siendo promocionada como plataforma política para que la Ministra de Industria y Energía, Carolina Cosse, puje dentro del partido de gobierno como una de las precandidatas para la elección que viene.
Las similitudes con lo ocurrido con el renunciado vicepresidente del Uruguay, son notorias.
Disponen de enormes sumas de dinero, para alcanzar candidaturas, que por sí no llegarían a ningún lado.
Ah, me olvidaba, en los primeros espectáculos que se llevarán a cabo, el costo de las entradas oscila entre $.2.000 y $.5.500, lo que da la impresión que no está pensado para las clases populares.
Sacando cuentas uno se puede imaginar que se construirían 82 escuelas de tiempo completo, o quizás arriba de 1,600 viviendas, o se podría destinar esos recursos para sacar adelante a los sectores del agro que están complicados económicamente, o se podrían reparar rutas y caminos departamentales que están destruidos por falta de inversión, o quizás podría Bonomi cumplir con su promesa de instalar un cuartelillo de la Guardia Republicana en Salto, el cual fue anunciado hace tiempo y del que aún no hay novedades.
Pensemos que podría el Estado terminar las obras en Dolores, donde los chiquilines siguen teniendo clases en forma precaria desde el año 2016 y aún no les llegan las soluciones.
Pero no, caprichosamente, porque a esto hay que decirlo con todas las palabras, el gobierno del FA destina recursos para arrancar la campaña electoral con mucho ruido, y por si fuera poco en Montevideo.
Ese es el Uruguay que queremos cambiar.
Queremos un Uruguay que se desarrolle integralmente, en donde también quienes vivimos en el Interior recibamos las mismas oportunidades que reciben quienes viven en Montevideo.
Ni una más, pero tampoco ni una menos, porque es aquí en el Interior donde se produce la riqueza del País, y por lo tanto lo tienen que cuidar.
U$S.800.000.000 ANCAP, U$S. 200.000.000 PLUNA, U$S. 82.000.000 ANTEL ARENA, U$S. 16.000.000 ENVIDRIO, y el collar podría seguir, que son oportunidades que perdió el País en aventuras que no condujeron a nada productivo, y que significaron relegar prioridades en sectores que realmente necesitan de esos recursos.-
Por eso, para poder cambiar realmente, se necesita de personas con criterio, sentido común, que sepan para que se quiere acceder al gobierno, cuales son los objetivos, con sentido de administración pues en la tapa de cualquier libro está establecido que los recursos económicos no son infinitos y por lo tanto tiene que primar el sentido de prioridad en el gasto, que no quiere decir achicarlo, sino realizarlo con prudencia, con responsabilidad, en definitiva con eficiencia.-
Miren, les voy a pasar un dato que no falla.
Aquellos que hacen más ruido, aquellos que pintan un futuro de maravilla, aquellos que utilizan mucha parafernalia electoral, con un despliegue de marketing con mucho color y sonido, aquellos que quieren quedar bien con todos, aquellos que como los gatos siempre caen parados, son los que menos contenido y sentido de responsabilidad tienen. Apelan a esos recursos, para no tener que responder demasiado sobre sus planes de gobierno.-
De esos hay que cuidarse, son los peores.
Analicen y verán que es así.