Lunes 10 de agosto, 2020
  • 8 am

Los mayas

Enrique Cesio
Por

Enrique Cesio

98 opiniones

Por los caminos De la Historia del Uruguay y el Mundo Por Enrique Cesio

Los mayas

El deslumbramiento producido por las tradicionales culturas greco-romanas, hizo que durante mucho tiempo se desecharan los valores de otras, como las mesoamericanas, de las cuales la cultura maya es la demostración superior, de una calidad comparable a los antiguos europeos.
Hay datos desde el 2000 a. c. de la existencia de esa civilización, ubicada geográficamente en el sur de México y extendiéndose por Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador. Los méritos incluyen el haber producido la escritura glífica, única conocida en el continente. Pero además, fueron dueños de grandes conocimientos de matemáticas y astronomía y ya en ese período, llamado preclásico, comenzaron a construir ciudades de porte. Esa primera etapa llega hasta el 250 d. c. y ahí se inicia el período clásico hasta el 900 d. c.
Su política siempre se basó en el poder total de un rey y la economía se debió a los cultivos del maíz, porotos, chile y calabazas. En ese período de esplendor levantaron las grandes edificaciones, sus pirámides escalonadas, sus casas, los edificios públicos, sin demasiado orden urbanístico, pero con una deslumbrante belleza. Su religión se acerca a una cosmovisión parienta lejana del budismo y el hinduismo. Existieron rivalidades, principalmente entre Tikal y Calakmul. Eso determinó, junto a las sequías, el advenimiento del período de la decadencia, agudizado finalmente en el siglo XVI con la conquista española.
De los mayas se puede señalar que alcanzaron grados importantes de manejo de la economía, el comercio, la política, y el arte, sin dejar de ser guerreros de primer nivel.
Entre las marañas de las zonas tropicales muchos pueblos lograron salvarse de la dominación española y conservaron -hasta hoy- sus costumbres y su identidad étnica. En toda la zona existen poblaciones enteras genuina y exclusivamente mayas, sin mestización alguna.
Hoy, cada día, se descubren nuevos elementos atrayentes y se ha configurado un ámbito turístico y de permanente investigación.