Domingo 9 de diciembre, 2018 | Actualización: 8 am |
Columnistas

La vida misma

Por Adriana López Pedrozo

Por la Mtra. Adriana López Pedrozo.
Nos enseña si queremos aprender.
Como toda experiencia es intransferible.
Lo que le pasa a cada individuo es, valga la redundancia, es individual. No se puede aplicar la misma receta a todos.
Hemos leído en carteles en la calle: “si nos educan igual, todos seremos iguales”. No es así.
Circula una caricatura muy ilustrativa donde aparece un maestro tras un escritorio con cuatro alumnos para dar examen.
El docente les dice: “la evaluación de hoy es treparse a este árbol”.
Los cuatro alumnos son: un mono, una serpiente, una gallina y un elefante.
No es necesario explicar la contradicción y quien pasará la prueba.
Eso pasa con los niños, los adolescentes, los adultos.
Sabemos que es muy difícil aplicar enseñanza personalizada en clases superpobladas.
Pero también sabemos que el tema Evaluación es indispensable en educación, importante para el sujeto a ser evaluado como para la familia que tiene detrás.
Puede llegar a ser un tema de castigo, de filtros, sobre todo cuando no existe feedback.
Esto lo transforma en perverso.
Por esto es tan indispensable la capacitación continua en el tema evaluación, desde los ámbitos correspondientes, ya sean direcciones, coordinaciones, inspecciones.
No vamos a repetir lo de las inteligencias múltiples, porque aunque se conoce el tema, en nuestro sistema educativo actual, no se puede aplicar.
No hay tiempo, capacitación, porque existe un tema mayor que es el aumento de las agresiones en los cetros educativos.
Tema cada vez más complicado, con mayor cantidad de repetidores, adultos que llegan a centros de estudio escribiendo “océano” con H y S, situación que inmediatamente se la traslada a Secundaria.
Cuando llegan a esta instancia en el liceo, se traslada a Primaria.
¿Y Primaria? ¿A quién?
Año de elecciones. Calles llenas de gente escuchando discursos políticos.
Discursos publicitando cambios.
Lo que nos se oye son Proyectos de cómo salir de la decadencia educativa, el desempleo, la agresión, los robos y los asesinatos.
Proyectos viables y confiables. Apoyados en los recursos humanos y económicos con los que cuenta el Uruguay.
IRPF de profesionales de todas las áreas de 150.000 pesos y más… no solucionan nada.
Algunos dirán “¿pero cuánto hiciste($) para que te descuenten eso?”
Y ese no es el tema, porque los impuestos estatales se realizan en todas las actividades y sobre todo a la clase media que trabaja y…paga todo, porque su premisa es no deber nada a nadie.
Justamente e irónicamente es a quienes más roban y sin conformarse…matan.
Esperemos escuchar en estos mese que faltan, menos publicidad y actividades concretas para salvar el país.

Compartir

Noticias relacionadas