Domingo 15 de diciembre, 2019
  • 8 am

Prisiones del género

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

125 opiniones
Diario

Ps. Gisela Caram*
Estar atrapado en lo que hay que SER, es una prisión.
Cuántas personas sienten que quieren hacer algo y sin embargo, hacen lo que los demás esperan de ellos…
Cuántos niños quieren llorar, y no pueden, porque el mandato familiar no lo admite. . .
Cuántas niñas jugar al football, y no se lo permiten. . .
¿Cuántos/as quisieran hacer, decir, pensar libremente y no pueden?
Por solo expresar grandes generalidades.
Dos acontecimientos violentos en Argentina que resonaron por acá también. Uno fue el de la chica de 16 años violada y asesinada por tres hombres, de los cuales dos, quedaron libres.
Otro, el de la chica que acompaña a un joven, (hijo de una fiscal), a su departamento y es violada y golpeada por éste al rehusarse a mantener relaciones sin preservativo. Cuando quiere irse ella, él no la deja, ahí comienza un forcejeo en el balcón que fue filmado y viralizado.
El dice que ella se quería suicidar, y ella que quería escapar. Estaban encerrados en el departamento.
En el primer caso, 2 de los asesinos quedaron libres.
En este segundo, el joven de 24 años declaró en los medios, que era un “gato del conurbano” y una “flojita de tanga”…”me lo merezco por pito duro”…y así, como si nada, hizo declaraciones en tv.
Al querer volar para ver el partido River- Boca, fue frenado…
Esto lo vi, lo escuché y lo leí en la prensa argentina.
Cada uno saque sus conclusiones.
Yo me pregunto, si esto pasó siempre, o ahora se visibiliza más que antes?
En tiempos donde hay libertad sexual, cómo es posible que pasen estas cosas?
Será que la libertad sexual se confunde con la promiscuidad?
Será que la libertad sexual que tienen las mujeres, es condenada por los varones?
Generaciones de jóvenes que aún no regulan sus emociones, no han construido su propia ideología, adhieren a lo que van viendo sin cuestionarse, y quedan atrapadas en lugares que no quieren estar…
Por un lado, los jóvenes hoy, despiertan a una sexualidad precoz, naturalizada. Seducidos por crecer, experimentar, ser grandes…
Pero por otro, el poder social, aún discrimina, señala, censura.
Los varones invitan a las chicas, y después las “tizan”.
Tendrá que ver con una forma de mostrar el PODER frente a la mujer que es cada vez más libre?
El poder seduce.
Y por más que las mujeres quieran equidad, la fuerza del varón se impone.
Los estereotipos internalizados están ahí.
Las mujeres queremos iguales derechos, igualdad de puestos y salarios laborales que los varones, pero por otro lado, las tendencias a conservar viejas ideologías y preservarlas persiste. Basta con mirar a los costados, y vemos una vuelta atrás.
Quizás el sentimiento de perplejidad que tenemos por los sucesos que van aconteciendo, van marcando nuevos “deber ser” tanto para varones como para mujeres.
Por siglos las mujeres estuvimos “programadas” para cuidar. Y como dijo Roberto De Las Carreras,” la mujer está condenada a amar, de una manera regular, continua, insistente, sin un alto del corazón, como armaría una máquina, desde el principio hasta el fin de la vida. De lo contrario se la castiga con la muerte o se la envía a la cárcel.
Se le exige que ame. Amar es un deber férreo, su disciplina estricta, bestia incondicional de reproducción y de afecto”. . .
Esto lo dejaba plasmado este hombre, de cabeza abierta a principios del siglo XX.
Hay mandatos de los cuales es difícil escapar. . .
Ni un extremo ni otro.
Que el 2019 nos encuentre siendo lo que queremos ser.
Sin falsas válvulas de escape.
No copiando modelos en forma automática.
Sino pensantes.
Cada una siendo, deviniendo, afirmando su propio SER.
Escuchándose en el interior.
Fiel a cada uno/a.
Y que encuentre varones no sujetados por viejos modelos y estereotipos que también aprisionan, encadenan y hacen más tortuosa su vida interna, la expresión de sus emociones, muchas veces ahogadas.
Que las cárceles del género se abran para dar lugar a la autenticidad de cada uno, sin miedos, con respeto por las diferencias en cada individualidad.
*Especialista en Vínculos