Martes 19 de noviembre, 2019
  • 8 am

Palabras frente al espejo

Adriana López Pedrozo
Por

Adriana López Pedrozo

41 opiniones

Mtra. Adriana López Pedrozo.

Dice Walter Dresel (2008):

El espejo del alma es el fiel reflejo de cómo somos.

Mirarse en él, nos llenará de regocijo, pues habremos perdido el miedo de enfrentarnos a los aspectos más oscuros de nuestra persona.

Diario

Hoy es el día, no lo dejes pasar.

Obsérvate y reconoce tus debilidades.

Recién en ese momento habrás empezado a crecer, si así lo deseas”.

Algunas de las sugerencias que se dan a quienes van a hablar frente al público, a dar un discurso, es que éste sea claro, concreto, coherente y corto.

Claro, para que la gente entiende.

Concreto, para que se vislumbren actividades reales y no solamente utopías.

Coherente, sobre todo cuando hablamos frente a un público conocido que sabe más por los hechos que por las palabras, la forma de conducirse del orador.

Corto, porque lo que importa es el motivo central del acto y no una arenga de cómo comportarse, como actuar, como transitar los caminos nuevos que se inician.

Es decir preparar un discurso alentador, sobre todo cuando estamos hablando frente a personas que están recibiendo un título para el cuál se necesitan crear cargos.

Y en forma urgente.

Por eso lo importante de leer o escuchar los reclamos de los gremios que, muchas veces son tomados como des estabilizantes sin saber las reales condiciones de trabajo.

Una de las resoluciones políticas educativas que deberían estar en los primeros lugares de cualquier ciudadano que se esté postulando como presidente, qué hay varios y diversos, sería la creación de cargos docentes para esas personas que reciben sus títulos y luego se desilusionan en las elecciones de horas, año tras año.

Tanto porque no llegan las horas a la cantidad de docentes, como por la reducción de grupos: de cinco terceros a cuatro, de cuatro primeros a dos…enterándose en el momento del acto eleccionario.

Y eso lo escuchamos y leemos diariamente en los medios de comunicación.

Generalmente cuando escuchamos discursos interminables de instituciones que forman recursos humanos, notamos que las palabras van dirigidas a un espejo.

Aquel espejo que nos devuelve nuestra propia imagen, a veces duros sin fundamentes, autoritarios sin necesidad, y totalmente contrarios a la forma de manejarse en la vida real.

Cuan coherente es el numero de supervisiones sobre centros que generan recursos, tipo de formación que brindan, objetivos acordes a necesidades locales o del país se alcanzan?

La descentralización se cumple, cuando hay un mismo objetivo, mismas posibilidades de formación, trasmisión de valores y ética de trabajo compartida, aprendizajes no dogmáticos si no flexibles para no aplicar aquello de : “cada maestro con su librito” para la educación de este Uruguay fragmentado.

Auguramos a los flamantes Docentes de Educación Secundaria, quienes deberían ser los verdaderos protagonistas de los actos, una labor fructífera, con lugares donde trabajar y grupos humanos contenedores y armónicos.

Que así sea.